El bar achense “El Culto” tenía la habilitación vencida

El Concejo Deliberante interpeló al director general de Producción y Medio Ambiente, Francisco Culla, respecto a los controles efectuados al bar "El Culto" que funcionaba en calle Garibaldi 1344, al oeste de General Acha. Allí, a mediados de agosto, se originó una discusión que concluyó con una muerte y un joven muy golpeado. El viernes, en CD en comisión, sus miembros analizarán la documentación y el descargo hecho por Culla.
El interrogatorio que estuvo a cargo del concejal oficialista, Daniel Córdoba, se realizó el lunes a la noche en la sesión especial fijada exclusivamente para cumplir con la interpelación del funcionario municipal.
Culla informó que existe un convenio firmado con la comisaría local, aunque aclaró que se estaba avanzando en un acuerdo mucho más específico que incluía tránsito y nocturnidad. La idea es que la fuerza policial pueda hacer controles sobre estos temas, para suplir así la imposibilidad del área de llevarlos a cabo por falta de inspectores.

Sin habilitación.
El responsable de Bromatología confirmó además que el bar "El Culto" funcionaba a pesar que la habilitación (otorgada el 28 de marzo de 2011) estaba por demás vencida, ya que caducó dos años después de haber sido concedida; fue el 28 de marzo de 2013. Esto dejó en evidencia los serios problemas que presenta el área, a raíz de la falta de inspectores que puedan desarrollar los controles en tiempo y forma.
Sin embargo, a modo de descargo, expresó que en un acta labrada se dejó constancia sobre la existencia de personas en el bar, fuera del horario permitido, como así que su habilitación estaba vencida. La documentación fue remitida al Juzgado Regional de Faltas.
Manifestó que desde que el bar comenzó a funcionar, el municipio ha hecho varios controles. De acuerdo a la documentación existente en el área, se hicieron inspecciones el 22 de marzo de 2011; el 1 de junio de 2014; y el 4 de julio de 2015. Esta última, hecha por el propio funcionario Francisco Culla. Luego, el 16 de agosto de este año, se produjo la clausura del local a raíz del grave hecho registrado que concluyó con el crimen de Germán Ponce y una feroz golpiza a Andrés López.

Faltas.
Explicó que recibió una nota del Juzgado Regional de Faltas, a cargo de Sebastián Sancho, que solicitaba información respecto a si el bar contaba o no con la correspondiente habilitación para funcionar. Según Culla, en el expediente no se encontró la habilitación, por lo que debieron ir al local a los fines de obtener una constancia de la misma. Después se pidió a la contadora Pamela Braun que remita copia certificada de la habilitación comercial otorgada al local.
De todas formas, Culla dijo que la nota no fue respondida por cuestiones de tiempos, ya que también hubo en el medio la feria judicial de invierno. No obstante, aseguró que estaba en agenda realizar una visita al local con el técnico de seguridad e higiene.
Una vez finalizado el interrogatorio, Elena Alvarez (Frepam), justificó la interpelación en que hacía falta que se aclare la situación porque sino "hay una sensación de que no se hace nada, y que se actúa luego de los hechos".
Puso énfasis en la imperiosa necesidad de dotar al área, del personal necesario para que pueda cumplir con las tareas que le compete, porque hacerlo una sola persona resulta casi imposible.
Adujo que como CD se ha hecho todo lo que está a su alcance, dotándose de herramientas a través de ordenanzas, resoluciones, y hasta pedidos de informes. "Creo que se puede revertir algo si se nombra gente y se capacita, para que se pueda acompañar al funcionario en la difícil tarea de control", añadió Alvarez, al mismo tiempo que pidió al Ejecutivo que "tome nota de una vez por todas", a los fines que se ocupe y preocupe por nombrar nuevo personal para esa repartición municipal.