El Concejo prohibió saleros en restaurantes, parrillas y bares

GENERAL ACHA: LA ORDENANZA FUE APROBADA POR UNANIMIDAD

Los restaurantes, parrillas y bares, no podrán colocar saleros en las mesas y barras destinadas al público. Solamente estarán en condiciones de hacerlo en los casos que el cliente así lo requiera. La ordenanza fue aprobada por unanimidad por el Concejo Deliberante local.
El Concejo Deliberante prohibió a los negocios gastronómicos, en sus diferentes rubros, el ofrecimiento de sal en las mesas o barras destinadas al público. La ordenanza fue aprobada por unanimidad, en la última sesión ordinaria.
Una vez que la normativa entre en vigencia, siempre y cuando sea promulgada por el Ejecutivo local, los comerciantes de la gastronomía no podrán ofrecer sal en saleros, sobres o cualquier otro elemento, sobre la mesa del comensal. El objetivo, es impedir que se facilite el uso discrecional de la sal, con excepción de los casos en que el cliente o comensal lo solicite de manera expresa.
Los negocios gastronómicos deberán imprimir en sus cartas o menús habituales, en un lugar suficientemente visible y en letra clara, la inscripción “Menos sal, más vida. El consumo excesivo de sal es perjudicial para la salud”.
En aquellas situaciones en que el cliente requiera sal, el personal del comercio deberá brindar los distintos tipos de sal, ya sea normal, light, baja en sodio, e inclusive la sin TACC (sin trigo, avena, cebada, y centeno), para celíacos. Asimismo, deberán brindar información sobre los efectos dañinos del consumo excesivo de sal a sus clientes.
Si los comerciantes del rubro no cumplen con las obligaciones y prohibiciones dispuestas por la ordenanza, se les impondrá la sanción de multa de 50 UF a 200 UF, según la gravedad y reiteración de la infracción.

Control.
La autoridad de aplicación será el Ejecutivo, por medio de la dirección de Bromatología. Deberá promover a través de los organismos que estime necesarios, una campaña de información sobre los efectos nocivos del consumo de sal en exceso.
La nueva ordenanza comenzará a regir después de 60 días de su promulgación por parte de la intendenta María Julia Arrarás.
En esa misma normativa, se invita a participar a la Cámara de Comercio de la ciudad, y por su intermedio, a los diversos comerciantes en la exposición de la importancia de la alimentación saludable y baja en sodio.

Perjuicio.
Los ediles consideraron que el consumo desproporcionado de sal incide de manera perjudicial en la salud de los seres humanos. “la OMS (Organismo Mundial de la Salud) recomienda que el consumo medio de sal por día de un adulto se sitúe en menos de 5 gramos y que a pesar de esto, según datos del año pasado, los promedios de consumo de sal en Argentina van desde 12 gramos diarios”, agregaron.
Señalaron que numerosos estudios epidemiológicos sugieren que el aumento en el consumo de sodio en la alimentación se asocia a la hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y cerebro vasculares.
Aseguraron que el pan es el alimento que mayor incidencia tiene sobre el total de sodio ingerido. Luego, se encuentran los fiambres y chacinados. En tercer lugar, están las carnes frescas, que si bien su contenido de sodio es bajo, en Argentina se consume en cantidades importante. Finalmente, indicaron, figuran los lácteos, principalmente los quesos.