El juez Rafecas investigará la denuncia contra el “Chacal” Vergez

(Victorica) – La denuncia pública de Ricardo Di Dío, quien el 24 de marzo señaló al represor victoriquense Pedro Vergez como responsable por la desaparición de su hermano Oscar, ocurrida el 22 de febrero de 1977, fue tomada por el juez federal Daniel Rafecas, quien ya había solicitado a la Secretaría de Derechos Humanos recortes y grabaciones periodísticos sobre esos hechos. Ahora, el titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 3, le pidió al organismo que conduce Rubén Funes que remita fotografías y datos sobre Oscar Antonio Di Dío, para añadir al expediente 14216/03 (“Suárez Mason, Carlos Guillermo y otros s/privación ilegal de la libertad”. Funes ya había entregado a Rafecas copias de publicaciones periodísticas pampeanas, que reproducen declaraciones de Ricardo Di Dio (ya fallecido) referidas a la situación de su hermano, Oscar Antonio Di Dío, y la responsabilidad de un represor victoriquense, Pedro Héctor Vergez, en su secuestro y posterior desaparición.
Nueve meses antes de morir, Ricardo Di Dío anunció que había escuchado una versión fidedigna, confirmando la responsabilidad del vecino Vergez (alias “El Chacal”, actualmente preso en Marcos Paz por crímenes de lesa humanidad) en la desaparición de su hermano. Contó que durante una visita al Centro Clandestino de Detención “Automotores Orletti” en 1977, Vergez se encontró con el joven victoriquense. Como Di Dío podría identificarlo, “El Chacal” decidió ordenar su ejecución.
Funes visitó recientemente a otro hermano de Ricardo y Oscar Di Dío, y su esposa, quienes ratificaron sus declaraciones y confirmaron que las publicaciones reflejan las manifestaciones de Ricardo, y luego solicitó a Rafecas que investigara el incidente.

Algo de luz.
La investigación iniciada por Rafecas podría ofrecer alguna respuesta a los pobladores de Victorica, quienes desde hace años se preguntan si el único desaparecido del pueblo fue víctima de un represor también victoriquense. Ricardo Di Dío realizó su denuncia pública al atardecer del 24 de marzo de 2012. Unas horas antes, por la mañana, durante una sesión especial del Concejo Deliberante, la concejala Verónica Cesanelli (Alianza por Victorica) leyó un discurso en el que consideró que la última dictadura fue “una guerra”. Paradójicamente, Cesanelli preside la Comisión de Derechos Humanos del cuerpo.
El 26 de enero de 2013 Ricardo Di Dío murió en Victorica. A lo largo de su vida luchó incansablemente para encontrar a su hermano Oscar, detenido y desaparecido durante la última dictadura. Cada 24 de marzo, Ricardo reiteraba en Victorica su reclamo de justicia. En 2012, mientras los funcionarios locales evitaban nombrar al represor Vergez y al desaparecido Di Dío, Ricardo vomitó de sus propias entrañas la denuncia contra Vergez, sin imaginar quizá que serían sus últimas palabras públicas en memoria de Oscar: “Hoy me animo a decirlo, porque antes no tenía la certeza: mi hermano es el único desaparecido de Victorica a manos del único represor de esta localidad, que tiene nombre y apellido y que todos lo conocemos como Pedro “Perico” Vergez”, sentenció.