El Papa habló de Santa Rosa

(Eduardo Castex) – El Obispo de La Pampa, Raúl Martín, admitió que mantuvo un encuentro y almorzó con el papa Francisco en el Vaticano, donde Jorge Bergoglio le habló de Santa Rosa. La frase que pareció inocente adquiere un importante relieve cuando el abogado Omar Gebruers revela que víctimas de la secta Servi Trinitatis entregaron una carta donde transmitían lo que ocurría en la casa donde estaban alojadas en Santa Rosa.
El actual obispo de La Pampa, Raúl Martín, trabajó durante siete años y medio con el entonces cardenal Jorge Bergoglio en Buenos Aires. Al igual que su antecesor Mario Poli tiene “línea directa” con el jefe de la iglesia católica en el mundo.
“Me llamó antes de venir a Santa Rosa y estuvimos el 20 de julio (del año 2013) en Roma cuando concurrí para el Pontificio. Cuando fui, le envié un mail para decirle que si tenía tiempo, lo pasaba a visitar. Y me respondió al otro día, que fuera a almorzar, estuvimos charlando largamente y también me habló de Santa Rosa. Y unos días después hablamos por teléfono”, reveló el obispo Martín a LA ARENA.
La entrevista fue el sábado cuando se desarrolló la 61 edición de la Peregrinación a la Virgen María Auxiliadora que se realizó en Eduardo Castex. Aún no había tomado estado público el cargo que ocupaban los sacerdotes españoles que estaban al frente de la secta Servi Trinitatis en Santa Rosa, y tampoco el abogado Gebruers había revelado el encuentro de dos víctimas con Jorge Bergoglio.
La revelación del obispo Martín tiene otra particularidad. El papa Francisco “le habló” de Santa Rosa un mes antes del anuncio oficial de designación, que fue en el mes de septiembre del año pasado. Martín era auxiliar de la arquidiócesis de Buenos Aires, y fue casi un enroque con Mario Poli que pasó a Buenos Aires. Los dos “bergoglianos” de la primera hora.

Servi Trinitatis.
Dos jóvenes víctimas de la secta Servi Trinitatis mantuvieron un encuentro con Jorge Bergoglio en Santa Rosa. El encuentro fue a las 4 de la madrugada, en un hotel santarroseño. Bergoglio esperaba un colectivo para irse de Santa Rosa. Las jóvenes le entregaron una carta “que quedó incorporada en la causa (judicial) y describe con minuciosidad asombrosa lo que ocurría en Servi Trinitatis”, dijo el abogado Gebruers.
Las jóvenes sufrieron daños psicológico y psiquiátrico grave en la casa donde estaban alojadas en Santa Rosa, bajo las órdenes de los sacerdotes españoles Antonio Martínez Racionero y Ricardo Latorre Cañizares. Ambos ocuparon cargos importantes durante el obispado de Rinaldo Fidel Brédice. En 2011 se tuvieron que alejar, luego de ser investigados por reducción a la servidumbre y defraudación. Ahí el obispo ya era Mario Poli. Martínez Racionero fue designado como líder de la secta a nivel mundial.