El Puente Dique no funciona por falta de mantenimiento

LA OBRA EMBLEMATICA DE 25 DE MAYO NO PUEDE OPERAR SUS COMPUERTAS

Pese a todo el dinero que ingresa a las arcas provinciales por el petróleo que genera la zona de 25 de Mayo, el Ente del Río Colorado ha dejado de mantener el Puente Dique que hoy no funciona.
El puente Dique, inaugurado en 1972, es la obra fundamental del aprovechamiento hídrico del Colorado para La Pampa y un área de Río Negro. La controla el Ente Provincial del Río Colorado.
La zona bajo riego pampeana sufre, desde hace años, las consecuencias de la falta de mantenimiento de su obra fundamental, el Puente dique derivador Punto Unido, ubicado sobre el río Colorado en las proximidades de la localidad pampeana de 25 de Mayo.
Las compuertas de esa obra paradigmática no funcionan porque el motor de la grúa puente que debe hacer esas maniobras está fuera de servicio, aseguraron ayer pobladores de 25 de Mayo consultados sobre el tema.
El puente grúa abre y cierra las compuertas regulando el caudal del río y levantando el "pelo de agua" para que entre al Canal Derivador para abastecer la usina hidroeléctrica Los Divisaderos y la zona bajo riego.
El mantenimiento de esas compuertas exige que esa maniobra se realice semanalmente para mantener operativas las compuertas. Pero no se hace desde hace mucho tiempo ("años", aseguran pobladores de 25).
Al no realizarse las maniobras de apertura y cierre semanalmente, las piedras y la arena que arrastra el río se meten entre las guías por donde corren las compuertas y las traban. Esas guías, llamadas recatas, están hoy en muchos casos inutilizables e impiden que, aún si se reparara el motor del puente grúa, se realicen las maniobras de apertura.
El puente, que además une las provincias de La Pampa y Río Negro, sufre las consecuencias de la falta de mantenimiento de su carpeta asfáltica y muestra las uniones de los bloques de cemento.

Preocupación.
La preocupación que por estos días gana a los más viejos pobladores de 25 de Mayo es que el dique, en estas condiciones, ha perdido buena parte de su capacidad de regulación del caudal. Muchos se preguntan qué pasará si, como se prevé, este verano el caudal del río supera las medias magras que han caracterizado el régimen del Colorado en los últimos años, y no se pueden abrir las compuertas para dejar pasar ese mayor caudal.
También preocupa que, al no poder moverse las compuertas, no se accionan las que se llaman "antiareneras" que deben impedir que ingrese sedimento al canal matriz. Esta falla en esas compuertas envía al canal enormes cantidades de sedimentos que deben ser removidos porque le quitan a los canales su capacidad de transporte y deterioran la infraestructura de riego y de generación hidroeléctrica.
Lo cierto es que, mientras se hacen planes para Pampetrol y la presencia estatal en el área petrolera aumenta, la zona bajo riego, que está en buena medida superpuesta a aquélla, sufre las consecuencias de la desinversión estatal en el Ente Provincial del Río Colorado, organismo responsable del funcionamiento, nada menos, que del emblemático Puente Dique.