El servicio del alumbrado público volverá al municipio

(Winifreda/Corresponsal)
La CEW dejará de facturar la tasa y no se hace responsable por el mantenimiento del sistema lumínico. El convenio de concesión que tenía rubricado con la comuna estaba vencido desde hacía seis meses. Las negociaciones para renovarlo se complicaron.
La Cooperativa Eléctrica de Winifreda (CEW) dejó de brindar el servicio municipal de alumbrado público porque el convenio de concesión que tenía rubricado con la municipalidad desde hacía 20 años venció hace seis meses y no podía seguir soportando las pérdidas económicas que le ocasionaba.
Las negociaciones entre ambas instituciones para renovarlo se complicaron en las últimas semanas y no arrojaron resultados satisfactorios. La intendenta local, Marta Berg, confirmó que a partir de la semana que viene el servicio volverá a municipalizarse.
El Consejo de Administración de la entidad solidaria distribuyó un comunicado en cada domicilio a través del cual informó a los frentistas que a partir del próximo vencimiento del recibo de servicios (período octubre 2013) dejará de facturar la tasa de alumbrado público y desde este mes ya no es responsable por el funcionamiento y mantenimiento del sistema lumínico, siendo en adelante necesario “dirigirse exclusivamente al municipio” para tramitar las solicitudes (de ampliación del tendido eléctrico y luminarias), consultas y reclamos. Paralelamente la jefa comunal fue notificada por carta que el consumo energético de todas las luminarias colocadas en plazas, parques y acceso oeste será facturado a nombre del municipio a partir de noviembre 2013.
“Esta decisión se tomó luego del vencimiento del convenio el 31 de mayo de 2013, y ante la falta de respuestas a nuestra propuesta de renegociación del convenio por parte del municipio, titular exclusivo del servicio de alumbrado público y quien tiene la potestad regulatoria sobre el mismo”, explicaron los directivos en el comunicado.
“En todo momento la CEW en su situación de prestador del servicio informó a la comuna que el convenio le arrojaba pérdidas debido a dos causas: el retraso en la actualización de la tasa y otra -de tipo estructural- es que durante 10 años no se hicieron inversiones de magnitud para mejorar el servicio. Los últimos trabajos importantes fueron el recambio de farolas en el radio urbano en 1998, la ampliación del acceso Perón y la colocación de lámparas en la plaza San Martín”, agregaron.
Esto último es una verdad a medias, porque en 2003 la CEW había instalado 300 lámparas de vapor de sodio de 150 watts las que pasaron a reemplazar a las de mercurio de 250 watts. Dicha obra había demandado 26.000 pesos y la comuna había aportado la mitad. “En lugar de pelearnos con la municipalidad decidimos trabajar en forma conjunta en beneficio de la comunidad”, había expresado públicamente en ese momento el ex secretario de la cooperativa, Nelson González.

Inconvenientes.
El mes pasado, la jefa comunal manifestó que estaba dispuesta a cubrir económicamente el déficit de 15.000 pesos mensuales (180.000 anuales) que le arrojaba a la cooperativa la concesión del servicio de alumbrado público. Ambas instituciones habían arribado a este acuerdo ante la imposibilidad de modificar el esquema tarifario de dicho servicio público, caso contrario, perderían el subsidio otorgado por el Estado Nacional a la energía.
Las negociaciones se empantanaron cuando la titular del Ejecutivo comunal exigió que todos los meses la CEW efectuara una rendición del dinero que recibiría del tesoro comunal y, según ella, recibió como respuesta que ese trámite “es muy engorroso”.