El vernismo piquense en ebullición

En medio de la preocupación social que existe en General Pico por la desaparición de una chica de 12 años, el vernismo sigue en ebullición interna, y la dirigencia política que tiene responsabilidad institucional parece más preocupada en mantener sus cargos, que en gobernar.
Hacia las últimas horas del lunes el intendente Juan José Rainone, decidió que la Secretaría de Gobierno sea ocupada por Daniel Pérez, un empleado bancario de dilata carrera administrativa y reconocido por su labor en la Comisión del barrio El Molino. Se trata del primer nombramiento de Rainone en más de un mes de gestión, para tratar de rodearse de personas de confianza personal y política.
Pero la impronta propia que Rainone pretende dar a su gestión choca con los movimientos subterráneos del ultravernismo, que sin sonrojarse decidió refugiar al ex secretario de Gobierno, Fernando Sánchez, en el Concejo Deliberante para que con su experiencia oficie de operador político.
El vernismo de paladar negro no le perdona a Rainone sus señales de “independencia interna” y la lápida política colocada a la creación de la Guarda Civil Local (GCL), un conjunto de personas que sería comandado desde la secretaría que comandaba Sánchez, con el supuesto objetivo de cuidar las calles de la ciudad.
Ayer, una fuente del vernismo dio detalles inesperados sobre la controvertida Guarda Civil. De acuerdo con el vocero, la propuesta contó con el aval del propio senador, Carlos Verna, y tuvo su brazo ejecutor en Sánchez y el renunciante jefe comunal Jorge Tebes.
A pesar que se cuidaron las formas para seleccionar a los integrantes de la GCL, con exigentes clases teóricas y prácticas, “el fin era político”. Se trataba de poner en los barrios de Pico una estructura de “punteros” que terminen respondiendo al PJ, que tendrían un privilegiado acceso a la información vecinal.
Rainone adujo problemas presupuestarios para continuar con la Guarda Civil y suspendió su implementación. Era un secreto a voces las dificultades para poder pagar entre 40 y 50 salarios más por mes, con una municipalidad que posee un millonario déficit estructural. La interrupción de la iniciativa y la forma en que se enteró el vernismo puro del fin de la GCL terminó por enfrentarlos con Rainone.
Los plurales piquenses parecen aplicar similar lógica a la que se da en provincia, donde los legisladores vernistas no esconden sus diferencias con el gobernador Oscar Mario Jorge, y hasta ponen en jaque a sus funcionarios. Rainone podría enfrentar un escenario parecido si, como se presume, el bloque de ediles del PJ comienza un retaceo o decide postergar proyectos necesarios para el Ejecutivo Municipal.
Los vernistas puros demostraron en pocas horas que están dispuestos a jugar todas sus fichas. Y como si se tratara de un partido de fútbol, tras la salida de Sánchez de la cancha política, decidieron llevarse puesto al histórico secretario administrativo del Concejo Deliberante, Marcos Cabrino.

¿Brunengo intendenta?
Pero los contubernios no finalizan allí. La fuente del vernismo más racional explicó que hay un grupo de dirigentes de los plurales, los más enconados contra Rainone, que imaginan un escenario político a futuro muy distinto.
Si el intendente no se disciplina a la Línea Plural, podría sufrir un debilitamiento político y hasta social que lo deje sin margen de maniobra. Y sin aire suficiente para gobernar podría resignar su cargo. Si Rainone dejara la municipalidad por decisión propia, su sucesor obligado es el edil, José Osmar García, que no cuenta con respaldo partidario y se lo vincula al actual jefe comunal.
“Si se va Rainone se va García”, dijo la fuente. En ese caso, quien asumiría como intendenta es la concejala Graciela Brunengo, una hija dilecta del vernismo y del grupo político al que pertenece Fernando Sánchez y la diputada provincial Fernanda Alonso. Toda una estratagema que por estas horas nadie descarta.

Ciudadanos “rehenes del vernismo
La concejala Paola Assone (Nuevo Encuentro), dijo ayer que por parte del vernismo se está dando un “juego político de fichas y de reacomodamientos que tienen que ver con intereses personales. A nosotros nos preocupa bastante y nos enoja este bastardeo y este desprestigio hacia la institución de la cual formo parte y que tiene que retroalimentarse con el Ejecutivo”, dijo la edila kirchnerista
Assone reveló que el lunes a la noche, la presidenta del Concejo Deliberante, Graciela Brunengo, citó a los presidentes de los bloques para informar el cambio entre Marcos Cabrino y Fernando Sánchez en la secretaría administrativa del Concejo.
“Le pregunté los motivos de la decisión y me respondió que eran estrictamente personales. Por lo tanto, cuando la presidenta de una institución responde que las decisiones las toma por cuestiones personales, me queda la duda ya que choca con la determinación del mismo Sánchez y de Rainone de separarse del Ejecutivo también por razones personales”, agregó la edila.
“Fernando Sánchez pasa de un cargo a otro, siempre con una cuota de poder interesante, y uno se pregunta si institucionalmente también vamos a funcionar por razones personales”, dijo Assone y añadió: “En el medio está la gente, los ciudadanos. Este tipo de movimientos lo único que aporta es desprestigio a la política. La gente está rehén de una interna partidaria que es propia del vernismo”.