En 2016 se tramitaron 120 bajas comerciales en General Pico

"LA SITUACION NO DEJA DE SER PREOCUPANTE", DIJO SERRALTA

El titular de la Dirección de Habilitación y Control Comercial de la Municipalidad de General Pico, Diego Martín Serralta, indicó que las bajas comerciales tramitadas este año son apenas inferiores a las registradas durante 2015, y que se espera que se supere el registro anterior. Señaló que es preocupante la situación del comercio piquense y refirió que el cierre de locales en el área del microcentro obedece en buena parte a una “cuestión cultural” de los compradores que concentran sus compras en este sector de la ciudad, y esto hace que se disparen los alquileres.
Este diario realizó un exhaustivo relevamiento en el cuadrante delimitado por la Avenida San Martín y las calles 24, 9 y 19 de esta ciudad, del que surgió que en dicha área hay 39 locales comerciales cerrados. Los cierres más trascendentes que se dieron en los últimos meses, fueron el de la sucursal piquense de Lucaioli, en el cual perdieron su empleo ocho trabajadores, y el de la tradicional zapatería Casa Bastida.
En la zona comprendida por 49 cuadras, en el que se concentra una gran parte del sector comercial de General Pico, de los pocos más de 460 locales comerciales, 39 de ellos permanecen cerrados.

Bajas comerciales.
“Este año tenemos hasta octubre, 164 altas y 120 bajas, y en 2015 tuvimos 132 bajas en todo el año. Los fines de año siempre son una época complicada porque hay algún problema económico en el país, y yo creería que va a haber más bajas comerciales. La situación no deja de ser preocupante”, dijo el funcionario municipal.
En el mismo sentido, agregó: “Sumado a la crisis económica que vive el país, se suma una cuestión cultural de Pico y es que la gente no se acostumbra a realizar la mayoría de sus compras en zonas más alejadas del centro. Termina comprando en la zona del microcentro y esto hace que haya una competencia muy fuerte y hace que los precios de los alquileres sean altísimos. Eso sumado a que en este momento hay pocas ventas perjudica a los comerciantes de tal manera que muchos están cerrando, incluso negocios que llevan algunos años en el rubro”.

Vendedores ambulantes.
El entrevistado además indicó que se abrió la inscripción de aquellos vendedores ambulantes que deseen participar el 12 de noviembre de la celebración de un nuevo aniversario de General Pico.
“Esa inscripción la pensamos para los vendedores que van a participar del evento del aniversario de la ciudad. Estamos haciendo una lista en donde el vendedor ambulante puede inscribirse y trabajar en esas fiestas siempre y cuando tengan el carné de vendedor ambulante que los habilita. En este caso además del carné tienen que inscribirse en esa lista y las personas que no estén anotadas no las vamos a dejar participar del evento”, dijo.
El funcionario comunal además refirió que se trabaja en un proyecto para reglamentar las ventas ambulantes, luego que algunos sectores, como el Centro de Almaceneros, presentaran distintas quejas.
“No tenemos una ordenanza que especifiquen dónde pueden ubicarse y dónde no. Recibimos varias quejas de comerciantes y en virtud de esas quejas estamos trabajando con la Cámara de Comercio y Afines (CCYA) para elevar un proyecto de ordenanza al Concejo Deliberante que especifique un poco más estas cuestiones: los lugares donde pueden estar ubicados, que cosas pueden vender, qué tamaño puede tener el puesto. Tenemos que avanzar en una reglamentación, porque en este momento lo único que tenemos es el carné que los habilita a vender en carácter de ambulante, que significa que no pueden estar en un lugar fijo”, explicó.

Salón de Almaceneros clausurado
El director de Habilitación y Control Comercial aseguró que el salón del Centro de Almaceneros, donde se clausuró el fin de semana una fiesta, tenía la inhabilitación vencida.
“La clausura fue porque el local tenía vencida la habilitación y no estábamos informados de esa fiesta. Cuando se realizan esas fiestas además de contar con la habilitación nos tienen que mandar una nota al municipio, informándonos sobre esa fiesta para que nosotros podamos hacer el control”, señaló.
“En este caso no sólo que no contaba con la habilitación sino que no nos habían informado y cuando fuimos nos encontramos con otras irregularidades como por ejemplo, que había menores de 16 años, aparte había una barra donde se expendían bebidas alcohólicas donde también había menores y eso agrava aún más la situación. En virtud de todo eso se determinó la clausura junto a Policía y al Ministerio de Seguridad”, explicó.

Compartir