En Winifreda instalarán el primer coto de caza

EL PROYECTO FUE DECLARADO DE INTERES MUNICIPAL

Se establecería en un campo ubicado en cercanías de Colonia El Destino, propiedad de los hermanos bonaerenses Ricardo y Enrique Rapagnani. Estará dedicado a la cacería de jabalíes. “Me niego a considerar a la caza como un deporte”, afirmó un concejal del PJ.
Los concejales de Winifreda, por mayoría, sancionaron una ordenanza que declara de interés municipal un proyecto para instalar el primer coto de caza de animales silvestres en esta localidad, presentado por los hermanos Ricardo y Enrique Rapagnani, domiciliados en Florida, Partido de Vicente López, Buenos Aires. Ambos poseen un campo ubicado en cercanías de Colonia El Destino, donde establecerían el coto dedicado a la cacería de jabalíes europeos.
El concejal justicialista Marcos Ponce no adhirió a esa declaración, argumentando que la actividad cinegética contrasta con el perfil de municipio ecológico prometido durante la última campaña electoral. Los bonaerenses necesitaban que el Concejo Deliberante local avalara la iniciativa porque es uno de los requisitos que exige la Dirección de Recursos Naturales para habilitar este tipo de emprendimientos privados.
Ellos habían elevado el mismo proyecto al recinto deliberativo en 2014, pero los ediles del período legislativo anterior nunca lo pusieron en el orden del día para su tratamiento. Ahora, los hermanos consiguieron lo que buscaban desde hace dos años.
El proyecto de ordenanza provino del Ejecutivo municipal y consideraba que un coto de caza “sería muy provechoso” para la localidad “porque sería un atractivo turístico para todos aquellos que practiquen la caza deportiva mayor, sean vecinos o turistas que quieran conocer el pueblo para practicar este deporte”.

El PJ dividido.
Al momento de su aprobación, los ediles del PJ votaron en forma divida. “Es el primer proyecto de un coto de caza que se presenta en Winifreda. Es una alternativa linda para quienes gustan de este tipo de deporte o quieren aprovechar la carne de jabají. A mi entender es algo muy positivo para esta zona”, expresó el presidente del CD, Domingo González. Adhirió a su pensamiento su compañera de bloque Adriana Grosky.
Una visión totalmente opuesta tuvo Ponce: “Me niego a considerar, por una cuestión de convicción, a la caza como un deporte. Por otro lado, durante la campaña política que hicimos el año pasado planteamos que el perfil de municipalidad que queríamos era más ecológico. Además, creo que existen otras alternativas turísticas que también se podrían implementar, por eso, no apruebo el proyecto”. Sus pares de Pro-Frepam lo avalaron sin pronunciar juicios de valor.

Condominio.
Los hermanos Rapagnani, interesados en impulsar el turismo cinegético en esta jurisdicción, son propietarios de un condominio que encierra en su totalidad 879 hectáreas de las cuales les pertenecen por subdivisión 440 hectáreas. Esas tierras están ubicadas dentro del establecimiento “Los Porteños, situado a unos 35 kilómetros al oeste del pueblo, en cercanías de Colonia El Destino.
En ese predio 72 hectáreas son cultivables o “limpias” y las restantes 368 hectáreas son de monte de caldén, hábitat propicio para el desarrollo de la caza mayor ya que pueden encontrarse muy buenos ejemplares de jabalíes europeos, según relataron los Rapagnani en su proyecto.

Compartir