En Cámara Gesell, sólo un testimonio de abuso

EN 25 DE MAYO

Uno de los ocho testimonios en Cámara Gesell habló de abusos y nombró al principal sospechoso. Los psicólogos aclaran que la declaración del menor podría estar “contaminada”.
La pericia médica confirmó lesiones en cuatro varones que serían de “larga data”.
Los informes médicos, sobre el estado físico de los ocho niños -supuestas víctimas de los abusos en 25 de Mayo-, fueron agregados al expediente judicial en las últimas horas. Están fechados el 22 de mayo del corriente año y fueron realizados por médicos forenses en la ciudad de General Acha. Son cuatro niñas y cuatro varones. Estos últimos son los que presentan las lesiones, mientras que en las pequeñas no hallaron signos de violencia sexual y/o de algún tipo de abuso físico.

Lesiones.
Fuentes vinculadas a la investigación aseguraron a este diario que dos de los varones presentan lesiones, compatibles con acceso anal, con elementos más delgados que un pene erecto. Los dos restantes, presentan lesiones compatibles con acceso anal, con un pene erecto. En ambos casos, el facultativo que los revisó dejó constancia expresa de que las lesiones eran de larga data y que no existían lesiones actuales.
Consultado ayer por LA ARENA, Omar Gebruers, el abogado defensor de los imputados -un empleado administrativo del Ministerio de Cultura y Educación y una maestra jardinera que permanecen detenidos-, afirmó que iba a pedir precisiones respecto a qué se consideraba “larga data”. ¿Por qué? Explicó que los niños comenzaron el jardín el 15 de marzo y que las denuncias se conocieron a mediados del mes pasado, por lo tanto, quería saber si las lesiones eran anteriores a que los pequeños comenzaran a asistir a la sala de 4 años.

Cámara Gesell.
En cuanto al informe de las entrevistas realizadas con los mismos ocho niños a través del sistema de Cámara Gesell, los especialistas intervinientes explicaron que solo uno de los niños mencionó el apellido del imputado. “Sin embargo, es de advertirse que la imputación que hace el niño podría estar contaminada por las repercusiones que los hechos tomaron en su entorno familiar y social”, aclararon.
La salvedad de las especialistas viene a cuenta porque en los días previos a la realización de las entrevistas, realizadas los días 22 y 23 de mayo en General Acha, los nombres de los imputados estuvieron en boca de los propios padres de los niños, en los diálogos familiares, en las manifestaciones que pedían Justicia e incluso en varios medios de comunicación de la zona, de la provincia y del país.

Credibilidad indeterminada.
“Teniendo en cuenta las características cognitivas señaladas y la descripción de las condiciones en que se realizó a los niños la toma de declaración testimonial, no se ha podido obtener un relato libre de contaminaciones y con precisiones descriptivas; lo que interfiere en la estimación de la credibilidad”, explicaron al hablar en general sobre el resultado de las entrevistas.
Añadieron que “no fue posible a partir del relato de los niños obtener información precisa que contribuya a aproximarnos a los hechos investigados; por lo tanto los testimonios obtenidos carecen de criterios suficientes de acuerdo con los parámetros de la Psicología del Testimonio, motivo por el cual, la credibilidad de los mismos resulta indeterminada”.
De esa apreciación, los especialistas dejaron a salvo el testimonio del único niño que mencionó el apellido de uno de los imputados. “No obstante será necesario atender a otros elementos de prueba que contribuyan a consolidar lo relatado por los niños”, dijeron.

Más pericias.
En tanto, las pericias realizadas en teléfonos, computadoras, cámaras fotográficas y filmadoras de los acusados por los supuestos casos de abusos sexuales contra niños de 3 y 4 años en 25 de Mayo no arrojaron resultados positivos. Fuentes de la causa aseguraron que ni en el caso de los artículos electrónicos secuestrados al secretario de la Coordinación de Secundario, ni en los que pertenecían a la docente de nivel inicial -quien permanece con prisión domiciliaria- se hallaron pruebas que los incriminen.