En General Pico se pelean por las cámaras de vigilancia

La instalación de cámaras de videovigilancia en una dependencia de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam) desató una polémica entre las facultades de Ingeniería y de Ciencias Humanas. Ambas comparten desde el año 1994 el edificio ubicado en la intersección de las calles 110 y 9 de la ciudad de General Pico y comparten los gastos generados por los servicios públicos y otros como seguridad y limpieza.
A principios de este año, la Facultad de Ingeniería instaló 16 cámaras de videovigilancia en el denominado Centro Universitario. Los artefactos están colocados no solo en el área que ocupa esa unidad académica, sino también en los espacios compartidos por ambas y en otros que utiliza únicamente Humanas.
El edificio es visitado diariamente por estudiantes de las carreras de Profesorado y Licenciatura en Ciencias de la Educación; los profesorados en Educación Primaria y en Educación Inicial; Ingeniería en Sistemas; Analista Programador; Ingeniería Electromecánica e Ingeniería Industrial. También por los docentes y los no docentes (personal administrativo) de cada una de las facultades.

Inconsulto.
El problema, aducen en Humanas, es que nunca fueron notificados, ni siquiera consultados informalmente, respecto a la instalación del sistema de seguridad. Sin embargo, si recibieron las órdenes de provisión correspondientes a los gastos generados por la adquisición de los equipos.
El mes pasado, el decano de Humanas, Sergio Maluendres, informó por nota a sus pares de Ingeniería iban a devolver las órdenes de provisión puesto que no correspondían a los gastos habituales de los gastos de funcionamiento del edificio piquense. En el escrito, firmado por el secretario Administrativo Contable, Martín Ussei, se dejó en claro que la decisión de instalar el sistema de videovigilancia se tomó de forma unilateral, sin haber tenido antes ningún tipo de comunicación, ni información, ni formal ni informal, con Humanas.
En el mismo escrito plantearon que la Facultad debió haber sido consultada sobre la instalación de las cámaras, puesto que constituyen un tema sensible para la comunidad universitaria. “Al menos debieron haberse tenido presentes el objetivo perseguido con dicha instalación, la operación del sistema, el destino de lo filmado, la protección de los derechos a la intimidad de las personas, entre otros aspectos”, reza la nota.

Seguridad.
Por ahora, las autoridades de Ingeniería, encabezadas por el decano Hernán Prieto, no respondieron a sus pares de Humanas, quienes, por otro lado, elevaron una consulta a la Secretaría Legal y Técnica de la UNLPam para pedir asesoramiento sobre qué pasos seguir, puesto que las cámaras ya están instaladas en pasillos, frente a las aulas y también frente a las oficinas administrativas.
Actualmente, el edificio tiene contratado un servicio de vigilancia privado, el cual es solventado por ambas facultades. Extraoficialmente, trascendió que con el sistema de videovigilancia, Ingeniería buscaría reducir los gastos en ese ítem.