Entregaron certificados

MILES DE PAMPEANOS SE CAPACITAN

El gobierno provincial capacita a unas 9.000 personas por año en distintos oficios a través del programa de Formación Profesional. De esa cantidad, entre 500 y 600 están privadas de su libertad y participan de talleres laborales dentro de las unidades carcelarias, lo que les permite reducir la pena.
Estos datos los dio el subsecretario de Educación Técnica Profesional, Gustavo Monasterolo, quien el viernes participó en Winifreda de la entrega de certificados con un kit de herramientas a 12 vecinos que terminaron la capacitación de auxiliar en instalaciones eléctricas domiciliarias, en el marco de un convenio firmado el año pasado entre la municipalidad local y el área de Formación Profesional del Ministerio de Educación de la provincia.
El acto se desarrolló en el Concejo Deliberante con la presencia, además, de la intendenta Adriana García, el viceintendente Domingo González, la secretaria de Cultura Claudia Visbeek, el capacitador Dante Cuevas de Santa Rosa y sus alumnos.
En diálogo con LA ARENA, Monasterolo manifestó sentirse “muy conforme con la cantidad de vecinos que terminaron la capacitación. Teníamos 18 personas inscriptas y han terminado12”.
“A pedido de la jefa comunal y su equipo en breve comenzará la segunda parte de este curso, que será mucho más largo porque se profundizan los contenidos y el certificado acredita como instalador domiciliario”, anticipó.
Su área está brindando la posibilidad a todas las localidades que no tengan un centro de formación profesional fijo, como sí lo tienen Eduardo Castex, General Pico y Santa Rosa, a que puedan acceder a este programa. “Estamos ofreciendo capacitaciones que tienen que ver con la familia de la madera, metalmecánica, electricidad, construcción, una diversidad de cursos que no es menor”, indicó.
Además agregó que “tenemos un referente que es la persona habilitada para ingresar a las prisiones y hace de nexo entre las autoridades del penal y la subsecretaría para que después los capacitadores puedan ingresar con las distintas propuestas a trabajar”.
-¿Cuántos pampeanos acceden a estos cursos?
-La movilidad de la matrícula hay que seguirla bimestralmente porque los cursos son de un mes, dos meses, un semestre y hasta de un año, pero en líneas generales podemos decir que hoy se capacitan anualmente unas 9.000 personas en la formación profesional. Estamos llegando en este momento a las alcaidías, unidades penitenciarias con 12 capacitaciones en cada uno de los lugares y en donde circulan aproximadamente entre 500 y 600 personas.
-¿Son todos hombres?
-La mayoría son hombres, mujeres en menor medida. Los internos eligen la capacitación por varias cuestiones: al salir del penal quieren insertarse en el mundo laboral y también tenemos el caso de gente que la necesita porque estudiar en un contexto de encierro acorta la pena. Es otra variable que tenemos y nos está dando muy buenos resultados.
-¿Cuáles son las más elegidas por los presos?
-Carpintería básica y referida la construcción de muebles, soldadura y herrería es muy solicitada, auxiliar en instalación eléctrica y en menor medida la construcción en seco y algunos cursos de gastronomía como panadería y cocina básica y para eventos.

Validez.
Consultado sobre la validez de los certificados, señaló que en determinadas capacitaciones laborales “la certificación que emitimos tiene validez provincial y las que tienen mayor nivel y carga horaria el título está homologado a nivel nacional porque tiene un marco de referencia y un diseño curricular que lo respalda, que es el mismo en La Pampa y en otras provincias”.
“Desde la subsecretaría le hemos dado otra relevancia a esta propuesta a partir de los lineamientos de la política educativa que ha marcado el Ministerio de Educación de jerarquizar y brindar una formación profesional de calidad sea en un instituto secundario, terciario, en una municipalidad o en contexto privado de la libertad”, señaló.