“Era un funcionario muy eficiente y leal”

(Eduardo Castex/Corresponsal)
El fallecimiento del director de Coordinación y Gestión municipal, Oscar “Piquín” Rubiano (60 años), provocó una fuerte conmoción en la comunidad castense. El desafortunado funcionario municipal fue legislador provincial en el periodo 1991-1995, y su hermana Elda actualmente es directora de Acción Social municipal. El sepelio se realizó ayer a las 18.30, en el cementerio local.
“Fue un golpe tremendo, porque era un funcionario muy eficiente y leal, y tenía a cargo un área nueva en la estructura municipal que arrojo muy buenos resultados para la gestión y fundamentalmente para los vecinos”, destacó ayer -conmocionado- en una breve comunicación telefónica en intendente Julio González.
Rubiano conducía un VW Suram y protagonizó un trágico vuelco en la ruta nacional 35, a pocos metros del predio de la Facultad de Agronomía de la UNLPam, a 10 kilómetros al norte de Santa Rosa. Las primeras versiones indican que el siniestro se produjo el sábado aproximadamente a las 23.45, entre los kilómetros 334 y 335, en cercanías del cruce con la ruta provincial 12.
Efectivos del área de Accidentología de la UR I revelaron que recibieron reportes de testigos -serían quienes dieron aviso del siniestro- que observaron pasar al vehículo en el cruce de la 12 y más adelante vieron que las luces se perdían tras una arboleda al costado de la ruta.
En el lugar del hecho quedaron las marcas sobre el pasto de la banquina: el auto salió de la ruta, atravesó la arboleda y dio al menos una vuelta sobre sí mismo, quedando a unos 30 metros de la cinta asfáltica, sobre sus ruedas pero en sentido opuesto. A 15 metros del vehículo y a unos 10 de la ruta, quedó tendido el cuerpo de su conductor.
La familia Rubiano recibió ayer profundas muestras de dolor y acompañamiento por parte de los vecinos castenses y dirigentes políticos provinciales. “Ha sido una gran pérdida para el PJ castense y pampeano”, dijeron fuentes municipales.

Despropósito.
Mientras se desarrollaba el velatorio de Rubiano en la sala de la Cospec, paralela e increíblemente se desarrolló un acto político de inauguración de un monumento a Hipólito Yrigoyen que organizó la UCR local. Entre la sala velatoria y el acto hay sólo 50 metros de distancia. Un despropósito innecesario e inoportuno.
El acto incluso contó con la presencia del diputado nacional Daniel Kroneberger y concejales castenses. Y en el inicio se realizó un minuto de silencio por el fallecimiento del funcionario municipal, pero esto no alcanzó para aplacar las molestias de algunos sectores políticos locales.
El presidente de la UCR local, Guillermo Reimer, salió al cruce de una columna de opinión en el diario digital de Radio Don de Eduardo Castex. Y admitió “la falta de oportunismo” para realizar el acto, y reveló que previamente solicitó “la suspensión”, pero no tuvo consenso entre los organizadores. “En señal de respeto a la familia (de Oscar Rubiano) y del Partido Justicialista, decidí no concurrir al acto”, escribió en la red social Facebook.