Escrituras: ladrilleros piden dos años más

RECLAMO EN TOAY

Los diputados del bloque Propuesta Frepam de la localidad de Toay, son autores de un proyecto por el que se solicitan que los propietarios de hornos de ladrillos dispongan de dos años más para poder escriturar los terrenos en que desarrollan sus actividades, y que oportunamente les fueran adjudicados por el municipio.
Yanina Castro Echeveste y Horacio Miguel López son autores de una iniciativa que le daría la posibilidad, a un grupo de adjudicatarios, de acceder a la titularidad de las tierras.
Sobre el fin de semana anterior los ladrilleros habían denunciado públicamente que, en Toay, no se los tenía en cuenta para proveer ladrillos en el barrio de 112 viviendas que se está construyendo. Señalaban que estarían en condiciones de aportar el material necesario, pero que la empresa BK Construcciones prefirió comprar fuera de la provincia, más concretamente en Mendoza.

“Connotación política”.
Luego el intendente toayense, Ariel Rojas, dijo que en su momento se le dio participación a los ladrilleros, pero de todos modos creyó ver “una connotación política” en el reclamo. Este diario había señalado que Carlos “Chimenea” Páez, uno de los horneros, el dirigente macrista Pedro Pisandelli, y la concejal Yanina Castro Echeveste eran los que habían manifestado la queja.
El jefe comunal dijo que la comuna le pidió a las empresas “que compren a los ladrilleros del pueblo, y también sus insumos, y que tomen gente de la localidad. La respuesta fue que ya venían comprando desde 2015 -cuando la obra se iba a construir en el predio que fue ocupado por la agrupación Chakra Raíz- para ejecutar las viviendas. No los puedo obligar a que compren los ladrillos acá. Y también es difícil atender la demanda, que es mucha en poco tiempo, que es lo que se necesita”, completó Rojas.

La escrituración.
El hornero Carlos Páez le comentó al cronista que él y el resto de los ladrilleros tenían “temor de no poder escriturar” los terrenos antes de noviembre -la fecha límite estipulada por el municipio toayense-, porque la documentación les salía más de 20 mil pesos y no todos los tenían. “Si para levantar viviendas de los barrios nos compraban ladrillos a nosotros no tendríamos problemas en pagar la escrituración”, especuló.
Ante esta situación -la posibilidad de no poder llegar a escriturar antes de noviembre-, los concejales de Propuesta Frepam elaboraron un proyecto de resolución para que se les otorguen dos años más de plazo para acceder al título de propiedad.

Pocos cumplieron.
Argumentaron que de los 14 vecinos que recibieron las tierras por donación de la comuna “sólo unos pocos han podido cumplir” con lo dispuesto por una ordenanza de 2015. Señala el proyecto en los fundamentos que los horneros “no han podido vender en tiempo y forma” los productos que fabrican por lo que no llegaron a escriturar.
Naturalmente la ordenanza deberá ser considerada primero en comisión, luego en el recinto y más tarde ser convalidada por el intendente Ariel Rojas.