Escuela 110: sigue la toma y podría haber corte de ruta

25 DE MAYO: COMUNIDAD EDUCATIVA ESPERA PROMESAS DE MINISTERIO

Se mantiene expectante la comunidad de la Escuela 110 de 25 de Mayo. Hoy continuarán la toma si Educación no repone el sistema de calefacción, y en caso contrario adelantaron posibles cortes de rutas.
La comunidad de la Escuela 110 de 25 de Mayo espera con muchas expectativas se cumplan las promesas de los funcionarios del Ministerio de Educación de solucionar el problema de calefacción que obligó a la suspensión de clases la últimas dos semanas. El viernes, ante la toma de la entidad por parte de padres y madres, una delegación de Educación escuchó sus quejas y firmaron un acta en la que se comprometieron a llevar adelante mejoras coyunturales que empezarían hoy, y globales que demandarían tres meses.
Todo se inició hace dos semanas cuando se quemaron las turbinas del equipo de calefacción lo que, ante las bajas temperaturas, obligó a las autoridades educativas a suspender las clases. El sistema tiene 40 años y no hay repuestos en el mercado, pero los reclamos de una reparación general es de larga data.
La situación derivó en manifestaciones de los padres y cruces de opiniones encontradas de familiares y docentes con funcionarios de Educación. Pero el tema tuvo su momento de tensión el viernes cuando desde Educación enviaron como solución un caloventor a garrafa, lo que lo padres y docentes consideraron “una tomada de pelo”, por lo que tomaron la escuela en horas de la mañana.
Ante esta situación, el gobierno provincial fletó un avión con un grupo de funcionarios quienes poco después del mediodía encabezaron una reunión en el patio de la escuela. Allí, la directora general de Educación Primaria, Elizabeth Alba; Lara Lasierra, responsable del área de Escolar y la subsecretaria de Educación Técnico Profesional, Silvia Damelio, afrontaron duras críticas de esa comunidad quienes les exigieron respuestas realizables y creíbles. Tras más de dos horas de discusión lograron firmar un acta de compromiso.

El acta.
El intercambio de posiciones comenzó a tomar forma cuando Alba, sentada en un pupitre en el patio, redactó de puño y letra un acta compromiso que firmaron las autoridades de Educación, padres y docentes. Allí se plasmaron las exigencias y reclamos de la comunidad educativa y las soluciones prometidas por Educación para zanjar la situación.
El primer punto concedido es la “reparación y prueba de la turbina para hoy”. El gobierno pidió un “plazo de siete días sin actividades escolares para la instalación de calefactores”, una medida alternativa para poder reiniciar las clases el lunes 31 de agosto.
Otra de las promesas es “el cambio de caldera por una nueva, que ya se encuentra con presupuesto para su adquisición , aclarando que el abastecimiento e instalación demorará tres meses. Dicha compra se realizará por compra directa y se mantendrá informada con documentación correspondiente a la directora”.
En dicho acta también dejaron constancia de la posición de los familiares. Ellos fueron inflexibles en cuanto a “que no se permitirá la instalación de calefactores por tres razones: la primera es que se cree que una vez instalados los artefactos se olvidaran del arreglo de la turbina, la segunda es que no todas las aulas son aptas a la calefacción por gas, y la tercera es que es un gasto innecesario”.
Asimismo dejaron constancia que “la toma de la escuela 110 y el CEP (secundario) continuará hasta hoy”, como una manera de constatar que Educación cumpla con lo prometido.
Por último plasmaron una advertencia. “De no cumplirse con lo pactado en esta reunión, padres y docentes cortarán la ruta provincial 34 en protesta y para exigir el inmediato cumplimiento de lo requerido, la compra de una caldera frío-calor para la primaria”, concluyó el documento.