Esposada en un operativo de tránsito

(General Pico) – El accionar policial y de los inspectores de tránsito fue repudiado ayer a la mañana por vecinos piquenses que fueron testigos de la detención de una motociclista que fue esposada y trasladada a sede policial porque se resistió a que le secuestraran su vehículos.
“Es una vergüenza”, dijo una de las vecinas que observó en plena zona céntrica como un grupo de varios inspectores municipales y efectivos policiales recurrieron al uso de la fuerza para llevarse a la presunta infractora.
El hecho ocurrió a las 11.30 en la calle 15 entre 20 y 22. Allí llegó la motociclista, una mujer, que luego de detener su rodado fue abordada por los inspectores en un control de rutina. En principio, todo se desarrolló con normalidad, la mujer tenía colocado el casco protector y mostró la documentación del vehículo pero se desconoce de forma exacta qué irregularidad percibieron los empleados municipales que les dio la pauta para decidir el secuestro de la motocicleta.
La mujer se resistió a que le llevasen su rodado y en el lugar del conflicto se fueron concentrando cada vez más inspectores, policías y transeúntes que observaron el conflicto. E incluso uno de los móviles estaba con las balizas prendidas. Debido a la negativa de la motociclista los efectivos terminaron esposándola y la trasladaron hacia la sede policial.