Falleció una niña de General Acha por quemaduras

A pesar de los esfuerzos del equipo de profesionales especializados, el año se despidió con la triste noticia del fallecimiento de la pequeña Clarisa Ailén Ainó, de cinco años de edad, que sufrió gravísimas quemaduras en un incendio que se desató en una humilde vivienda a fines de noviembre pasado.
La menor estuvo envuelta en llamas mientras procuraba retirarse del inmueble, donde su madre, Analía Ainó, también fue alcanzada por el fuego, tras un principio de intoxicación por monóxido de carbono.
Cuando algunos vecinos advirtieron la humareda, concurrieron al lugar y forzaron las aberturas para el rescate de las víctimas, mientras convocaban a los bomberos. Clarisa y Analía fueron trasladadas con urgencia al centro asistencial Padre Angel Buodo. La madre fue llevada al hospital del quemado, en Córdoba, donde aún permanece en tratamiento. En cambio, Clarisa tuvo que quedarse en la capital pampeana por algunos días, hasta que también fue derivada a Córdoba. Familiares y amistades de las lesionadas convocaron a actos de oración, hasta que el miércoles llegó la triste noticia.
En tanto, otro foco ígneo se originó en esta ciudad ayer a la madrugada. Por motivos que se investigan, en un inmueble situado en Segovia al 200 se generó un incendio que a su paso arrasó con una serie de muebles y otros bienes. El local se hallaba deshabitado, por lo que no se registraron víctimas, solo daños materiales.

Fallecimiento
Una persona joven, fue hallada sin vida ayer a la madrugada en la vía pública. Se trata de Rubén Omar Lefinau, de 34 años de edad, cuyo cuerpo estaba tendido alrededor de las 5.45 en la calle Moreno al 700.
En razón de que la médica forense se encuentra de licencia, el cuerpo de Lefinau fue derivado a la morgue judicial de Santa Rosa, donde la practicarían la correspondiente autopsia para determinar los motivos de su muerte.