Familiares de Javier Ghione piden condena perpetua

(General Pico) – Los familiares de Javier Ghione (36), el trabajador piquense del Frigorífico General Pico que falleció luego de ser baleado en enero de 2010 en la ciudad de Villa Mercedes (San Luis), reclamaron que se condene a prisión perpetua a los dos acusados en la causa. El debate oral y público, que se desarrollará a lo largo de 16 audiencias y en el que declararán más de un centenar de testigos, se iniciará el jueves 12 de junio y finalizará el 4 de julio.
En una conferencia de prensa que se concretó ayer a la tarde en una escribanía céntrica, los familiares directos del fallecido, dieron detalles del juicio que se desarrollará en la sala de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Correcional y Contravencional de la Segunda Circunscripción con sede en la ciudad puntana de Villa Mercedes.
El hecho que se investigará durante este juicio, ocurrió el 8 de enero de 2010, en ocasión en la cual Javier Ghione, trabajador del Frigorífico General Pico, en el momento en el que conducía un camión de la empresa en el barrio Santa Rita de Villa Mercedes, fue atacado por dos personas. El pampeano recibió nueve impactos de bala y cuatro días más tarde falleció en el Policlínico Regional Juan Domingo Perón, de esa ciudad.
En la causa están imputados Raúl Santos Gatica y Fernando Domingo Ramos (al momento de participar del hecho era menor de edad), quienes permanecen detenidos bajo prisión preventiva en una unidad del Servicio Penitenciario de la provincia de San Luis, que fuera dictada por el juez de primera instancia, Alfredo Osvaldo Cuello.

Entregador.
Daniel Ghione, hermano de la víctima de este hecho de sangre que se juzgará en la provincia puntana, pretende que las personas que perpetraron el asesinato reciban “la pena más dura”.
“A mi hermano no lo mataron, lo fusilaron. Esa gente que pague, que la pena sea la más dura, y nosotros pedimos perpetua”, dijo.
Además indicó que la familia quiere que se haga la reconstrucción del ataque, para que el tribunal compruebe la alevosía con la cual actuaron los autores materiales. En el mismo sentido agregó que la causa se desdobló, puesto que en una primera parte se juzgará a los jóvenes que concretaron el asalto seguido de muerte, y luego se investigará la presunta participación de un posible “entregador”.
“Hay muchas aristas en esta causa que es muy penosa, porque hay parte de la policía de San Luis investigada”, manifestó.
El arma que se habría utilizado para asesinar al trabajador pampeano, pertenecía a un efectivo de la policía bonaerense que había denunciado su extravío en la ciudad puntana de Buena Esperanza.

Proceso lento.
Claudia Picco, cuñada de la víctima de este caso, sostuvo que desde el 8 de enero del año 2010, cuando se produjo el ataque, que piden que “se haga justicia”. La mujer indicó que en esta causa trabajó un “tribunal bastante lento”, y se quejó por el tiempo que estuvo “detenido el expediente”, algo que generó bastantes dudas y enojos en el entorno familiar del fallecido.
Picco, al igual que su esposo, indicó que desean que se condene a prisión perpetua a las dos personas que se acusa de ser los posibles autores materiales del ataque. También manifestó que la causa fue tomada por una Cámara de Villa Mercedes que es considera como “garantista”, aunque se mostró esperanzada de poder obtener una condena severa para los imputados, tras analizar que en los últimos días, dicho juzgado aplicó penas más duras a las habituales.
“Nos alienta una esperanza que en los últimos días hubo algunos fallos más duros de esa Cámara, y esperamos que le pongan todo el peso de la ley encima”, dijo.
De la conferencia de prensa también participaron Viviana Alejandra Barín y Lidia Noemí Gatti, esposa y madre del trabajador asesinado.
Por último, los familiares, que son representados por el abogado querellante Julio César Fernández Triches, manifestaron que si bien la Fiscalía pediría una dura pena para los acusados, esta no alcanzaría a ser una condena perpetua, como pretenden.