Formalizaron caso de estafa en Rancul

El caso de la empresa Futa Loo de Rancul, que tomó notoriedad con una serie de allanamientos realizados en provincia de Buenos Aires para recuperar el ganado vendido en octubre del pasado año, tuvo ayer un avance en la investigación fiscal con la formalización que se realizó en contra de José Luis Cazica.
El imputado se presentó ante la jueza de control Paola Loscertales acompañado por el abogado Guillermo Alassia. La fiscalía fue representada por Alejandro Gilardenghi.
El legajo, con la carátula provisoria de estafa, se generó luego de que Alberto Viano denunciara la venta de 332 vacunos que habrían sido abonados por Cazica con un pago inicial de 100 mil pesos y seis cheques que fueron rechazados al momento de cobrarlos. En total la transacción era de más de dos millones de pesos.
El fiscal afirmó que hubo una maniobra de engaño por parte de Cazica y solicitó algunas pruebas anticipadas como cuatro careos entre el imputado, el denunciante y dos testigos. Además, requirió que se haga una pericia médica veterinaria de los animales recuperados para ver si corresponden con los vendidos por Futa Loo y que también se realice la extracción de sangre para futuros análisis de ADN.