Frenan el juicio

CABARE DE LONQUIMAY

El juicio por trata de personas que tiene entre sus imputados al actual intendente de Lonquimay, Luis Rogers, estará suspendido hasta nuevo aviso porque el fiscal Jorge Bonvehí se encuentra enfermo. Así lo confirmó ayer una fuente judicial del Tribunal Oral Federal tras haber finalizado la audiencia que se realizó en Anguil, adonde declaró el testigo Carlos Lavignesse, quien se encontraba en el cabaré Good Night al momento del allanamiento.
“El testimonio de Lavignesse no fue demasiado trascendente”, agregaron las fuentes a LA ARENA.
La causa contra Rogers se inició en 2009 y tiene entre sus acusados al ex subcomisario Carlos Alaníz, a Eduardo Mauricio Fernández, el dueño del prostíbulo “Good Night”, a Carlos Eduardo Fernández y Brian Martín Saxs, quienes se habrían desempeñado como encargados.
Rogers defendió públicamente el lugar en el que se estaba cometiendo el delito y además de pronunciarse en contra del cierre del prostíbulo, también fue el encargado de otorgar la habilitación bajo el rubro “servicios de salones de baile” y de firmar las libretas sanitarias de las mujeres prostituidas.
El entonces subcomisario de Lonquimay se encontraba en conocimiento de la situación de las mujeres en el prostíbulo y refrendó acusaciones por parte de una víctima que denunció las amenazas que recibió del dueño del local.