Furtivos matan un ciervo colorado

QUEHUE: EL ANIMAL, VALUADO EN 2.500 DOLARES, SE ENCONTRABA EN EL COTO ANDALEN

El coto perjudicado se encuentra a unos 20 kilómetros de distancia al norte de Quehué. Hay dos imputados, de los cuales uno de ellos es dueño del campo lindante. No hace mucho se produjo un hecho similar en el coto “Mapu”.
Furtivos volvieron a ingresar al coto de caza Andalén, ubicado en la zona rural de la localidad de Quehué, y dieron muerte a un ciervo de entre 10 y 12 puntas valuado en 2.500 dólares. Ya son varios los casos que se vienen produciendo en ese mismo establecimiento rural, que han producido importantes perjuicios económicos a su propietario. Al igual que en otras ocasiones, el principal sospechoso es el dueño del campo lindante.
Fuentes oficiales indicaron a esta corresponsalía que el hecho se produjo hace un par de meses atrás, pero recién trascendió ayer. Los uniformados de la sede policial de ese pueblo iniciaron una causa judicial, a partir de la denuncia formulada por Nicolás Catena, quien dijo que furtivos ingresaron al coto de caza -debidamente autorizado por parte de la Dirección de Recursos Naturales de la provincia-, y mataron un ciervo colorado de entre 10 y 12 puntas, de 3 a 4 años de vida, y de aproximadamente 170 kilos, valuado en 2.500 dólares. El predio denominado Andalén se encuentra ubicado en el lote 11, a unos 20 kilómetros de distancia al norte de Quehué.

Allanamiento.
En el marco de la investigación iniciada por la policía de esa población, se dio intervención a la oficina única del ministerio público fiscal de General Acha. Asimismo, inmediatamente después de haberse denunciado el hecho por Catena, el juez de control Héctor Alberto Freigedo, ordenó un allanamiento que se materializó en el campo lindante, propiedad de Pablo Daniel Francia.
En ese procedimiento los efectivos procedieron al secuestro de trozos de cuero de ciervo colorado con restos de carne, que se estima pertenecía a un animal faenado recientemente. Además, se incautaron armas de fuego de diferente calibre, elementos que se utilizan habitualmente para practicar la caza, y una camioneta Fiat Strada Working (dominio MAA-277). Todo, a los fines de llevarse a cabo las correspondientes pericias por parte de personal de la División de Criminalística dependiente de la Unidad Regional 3 con asiento en esta ciudad.

Notificación.
Por otra parte las mismas fuentes indicaron que una vez efectuadas las medidas dispuestas por la fiscalía, cuya guardia en ese entonces estaba a cargo del adjunto Francisco Cuenca, Francia, con domicilio en la capital pampeana, y otra persona de apellido Martínez, domiciliado en Toay, fueron notificadas en libertad a disposición del ministerio público fiscal.
En relación a la causa caratulada provisoriamente como infracción a la ley nacional 22421 de Conservación de la Fauna, también se ordenó la realización de un registro vehicular en la camioneta Fiat oportunamente secuestrada. La medida fue peticionada por la fiscalía, y posteriormente ordenada por el juez de control Freigedo.
En la oportunidad, en presencia de testigos civiles, personal de Criminalística efectuó tareas relacionadas a la obtención de muestras de las manchas presumiblemente de sangre que se encontraban en la caja de ese vehículo. A su vez, se incautó un arma blanca que se hallaba en el interior del mismo. En un principio, todo indicaría que el animal habría sido trasladado en esa camioneta.
No hace mucho Eduardo Javier Ochoa denunció que cazadores furtivos ingresaron al coto denominado “El Mapu”, ubicado a unos 20 kilómetros al noroeste de la localidad de Quehué, y mataron un ciervo colorado de 22 puntas valuado en 10 mil dólares. La muerte del animal de ocho años y de alrededor de 150 kilos, se produjo por medio de un disparo de arma de fuego. Solamente se llevaron la cabeza.