Furtivos mataron un búfalo en un coto de Quehué

TRES CAZADORES SANTARROSEÑOS COMPROMETIDOS

Personal de la subcomisaría de Quehué se ocupó de la investigación policial por un delito rural, que de acuerdo a las características tendría el propósito de reunir un alto volumen de carne de animales silvestres, para consumo o eventualmente para su comercialización.
La faena de una ejemplar de búfalo, cuyo peso en pie rondaría los 1.200 kilos, dio curso a una actuación judicial con intervención del Ministerio Público Fiscal de General Acha, cargo de Juan Bautista Méndez.
En el hecho resultó damnificado el predio declarado como coto de caza, ubicado a unos 20 kilómetros de distancia hacia el cardinal noroeste de dicha localidad. Personas desconocidas dieron a muerte a un búfalo de la india, de raza Murrah, de pelaje color negro, de aproximadamente 8 años de vida.
El episodio se habría producido por la noche. Conforme a las pericias practicadas en el lugar, se pudo determinar que los furtivos se habrían llevado las cuatro extremidades del animal, abandonando en el campo la cornamenta, que en la actividad cinegética es reconocida como trofeo. Además dejaron tiradas las vísceras y los costillares, como un signo de la búsqueda de carne como principal propósito.

Allanamientos.
Averiguaciones practicadas por la unidad policial al mando del subcomisario Rubén Oscar Buri, y con datos aportados por el encargado del campo, Eduardo Javier Ochoa, se logró establecer que no serían ajenos al hecho tres cazadores de Santa Rosa. Por eso, el viernes con la colaboración de División Abigeato de las UR I y III y de la Seccional Primera, se desarrollaron allanamientos ordenados por la fiscalía en viviendas de la calle Paul Harris, en el pasaje Corralero del Barrio Matadero y en Medici y Sequeira, de Santa Rosa. En los procedimientos, secuestraron prendas de vestir; zapatillas, una lona y una camioneta Chevrolet S10, relacionados con la causa.
Además los oficiales comprobaron que en los domicilios de los causantes, se guardaban varios trozos de animales salvajes en freezer.
Los involucrados fueron notificados en libertad a disposición de la fiscalía interviniente, sobre los datos que coinciden con personas que estuvieron relacionadas con los hechos y otra causa por la caza ilegal de ciervos colorados, indicó la policía.