Garello confirmó un retraso para las nuevas escuelas

EL CLIMA DIFICULTA LA CONSTRUCCION DE EDIFICIOS

El barrio Bicentenario tendrá una importante matrícula pero la situación climática retrasará la construcción de los edificios. La ministra de Educación aseguró que también se podrá incorporar a esa comunidad educativa a los menores que hoy están fuera del sistema.
María Cristina Garello, ministra de Educación, se refirió a las escuelas en construcción de nivel primario y secundario en el barrio Bicentenario y aseguró: “Es una necesidad urgente, pero las inclemencias del tiempo no nos van a permitir terminarlas en tiempo y forma”. Y estimó que entonces estarán listas para mediados del 2018.
La funcionaria participó en esta ciudad del acto de conmemoración de la Revolución de Mayo y se refirió a la construcción de nuevos edificios educativos en General Pico. También habló de los colegios afectados por la emergencia hídrica, la situación con la escuela hogar de la capital que no será destinada a Gendarmería Nacional y los cambios en cuanto al certificado médico para licencias docentes.
Acerca de las obras, indicó: “La matrícula de esas escuelas está distribuida en toda la ciudad, por eso es que cuando yo asumo la gestión me encuentro con una realidad que es que los chicos pasaban al otro lado de la circunvalación para poder asistir a los colegios del centro con todos los riesgos que eso significaba”. Y explicó que se hizo el esfuerzo, desde el pasado año, de poner un ómnibus para el traslado pero ese vehículo no alcanza por la demanda que hay y allí se evidencia la necesidad que tiene el barrio.
La funcionaria agregó que además un trabajo muy importante para hacer es “salir a buscar a chicos que están fuera del sistema” y que pueden ser acogidos en las nuevas escuelas. Si bien se trata de una zona donde se entregarán más viviendas en los siguientes meses, la ministra recordó que el comportamiento vegetativo de la provincia no es significativo, porque cada vez hay menos población joven.
Pese al retraso de la edificación, la ministra consideró que será una obra importante porque sumará al nivel inicial ya en funcionamiento los siguientes años y también contará con un comedor escolar.
En una evaluación general sobre la implementación de la sala de cuatro años en toda la provincia, Garello se mostró muy conforme y agradeció por los espacios logrados y el acompañamiento de los docentes.

Emergencia Hídrica.
La situación de exceso hídrico que afecta a la provincia, a excepción de situaciones como la del colegio de San José que debió reubicar a sus alumnos en Colonia Barón, se viene sobrellevando según la ministra. “Las escuelas están todas trabajando salvo algunos casos puntuales de colegios rurales”, indicó. Y mencionó los problemas de la capital porque los estudiantes de barrios anegados tienen dificultades para llegar a las instituciones, sin embargo muchos hacen el esfuerzo y además de educación reciben sus almuerzos.
Sobre el avance del ciclo lectivo, la funcionaria comparó la realidad de La Pampa con la que atraviesan otras provincias donde comenzaron las clases con mucho retraso. Y señaló que el tema de las paritarias y la falta de acuerdo con los gremios no tienen precedentes. “Nunca se esperó que la resistencia a la paritaria nacional llegase a tal extremo”, refirió y destacó que en La Pampa los trabajadores de la educación no podían permanecer ajenos cuando había jornadas de protesta a nivel país.
En cuanto a los certificados médicos, y las licencias docentes, la ministra indicó que el cambio permite un seguimiento de la salud de los trabajadores y del accionar médico. Aseguró que a pesar de la resistencia de los profesionales, es una decisión que está implementada y va a seguir así.