General Acha: condena de 3 años para agresor

LA JUSTICIA LE UNIFICO LA PENA CON OTRA

El juez de control de esta ciudad, Héctor Alberto Freigedo, condenó a Wilson Waldemar Giménez a tres años de prisión por haber resultado autor material y penalmente responsable del delito de lesiones leves. Asimismo unificó la pena con otra anterior de tres años en suspenso -por el delito de robo de vehículo dejado en la vía pública-, de modo tal que deberá cumplir tres años de efectivo cumplimiento.
La sentencia fue dictada por el magistrado a partir del acuerdo de juicio abreviado presentado por el fiscal Juan Bautista Méndez, en forma conjunta con el defensor oficial sustituto Pablo Sebastián Maldini y el imputado, un jornalero de 24 años que admitió su culpabilidad y que tenía antecedentes penales.
El magistrado Héctor Freigedo dio por demostrado que el 29 de agosto de este año por la madrugada, Giménez agredió en el interior de una vivienda, en la ciudad de General Acha, a un menor de 15 años “mediante un arma blanca, arrojándole un puntazo en el abdomen del lado derecho y provocándole una lesión sangrante de características leves”.
De acuerdo al fallo, el incidente se produjo cuando, después de haber ingerido bebidas alcohólicas en la casa de la víctima, se le pidió al acusado que se retirara porque era tarde y éste “se enfureció, tomando el cuchillo y arrojándole una puñalada”.

Otro hecho.
El propio juez, en otro abreviado -rubricado por el fiscal sustituto José Luis Coito y el defensor sustituto Pablo Sebastián Maldini- había condenado a Wilson Giménez, el día 17 del mes pasado, a una pena de tres años de prisión de ejecución condicional por el delito de robo de vehículo dejado en la vía pública. En esa oportunidad, le impuso el cumplimiento de reglas de conducta por ese mismo período (fijar domicilio, someterse al contralor del Ente de Políticas Socializadoras y abstenerse de usar estupefacientes y de abusar de bebidas alcohólicas).
En esa ocasión se acreditó que el 8 de agosto de 2015, a las 3.30 horas, Giménez -en compañía de otro hombre-, “se apoderaron ilegítimamente, ejerciendo violencia, de una motocicleta marca Corven que se encontraba estacionada frente a un boliche bailable ubicado en la ruta nacional 152” y que, posteriormente, fue recuperada por la policía cuando estaba en poder de ambos, informó prensa del Superior Tribunal de Justicia.