General Pico: asistentes sociales se movilizaron por el comedor

INVESTIGAN LAS QUEJAS POR LA COMIDA Y LA ATENCION

Un grupo de vecinos acudió ayer al comedor municipal de calle 3 y 32 de esta ciudad y continuaron las quejas por la atención en el lugar. Cerca del mediodía llegaron asistentes sociales al lugar y algunos de los beneficiarios de las viandas dijeron que también recibieron visitas domiciliarias.
Varias de las madres y padres que asisten al lugar afirmaron que son pocos los que se quejan por temor a que les corten la vianda, o que los traten mal. En unos 20 minutos afuera LA ARENA escuchó al menos 10 relatos que coincidieron.
Uno de los hombres mostró su recipiente, que días atrás después de expresar su disconformidad a las encargadas de hacer la comida, apareció con un corte en la parte baja. Otra de las mujeres repitió lo que este diario ya había escuchado sobre el horario de atención, porque va hasta el comedor caminando desde el barrio Federal y debe dejar a sus hijos solos en su casa para llevar el tupper entre las ocho y las nueve de la mañana que luego debe volver a las 11 para retirarlo, son cuatro viajes cada día.
La tardanza en el cumplimiento del horario de entrega de la comida, con las consecuencias que eso tiene en los menores que deben ingresar al colegio a las 12.15 también fue otro de los puntos que se repitió entre varios de los padres.
Una de las vecinas aseguró que iba al comedor porque no tiene otra forma de alimentar a sus hijos, pero por la comida que reciben que a veces no está bien cocida aseguró que los niños se descompusieron días atrás.
Sobre la incorporación de pollo y milanesas en el menú habitual todos los consultados afirmaron que nunca vieron esa comida.
Al comedor asisten cerca de 300 personas, y algunos han intentado pasarse a otros de los centros que tiene la comuna para recibir mejor atención pero no lo lograron.

Abordaje barrial.
En la mañana de ayer, este diario se comunicó con el municipio, en la Secretaría de Desarrollo Social, y desde allí aseguraron que están al tanto de las quejas y comenzaron a trabajar en el tema. Con el abordaje barrial que realizan los equipos interdisciplinarios y el seguimiento que hacen las asistentes sociales con las diferentes familias que están necesitando asistencia alimentaria.
Desde la comuna se aseguró que hay controles periódicos en los comedores municipales y que las nutricionistas los recorren para garantizar que la comida sea adecuada. Pero hasta ayer no se dio a conocer otra definición con respecto al cuestionado comedor.