General Pico: mejora el niño que sufrió una feroz golpiza

El niño de 3 años agredido el sábado, presuntamente por su padrastro, permanece internado y recuperándose de las lesiones. Está en la Sala de Pediatría del Centeno. Los médicos sospecharon que las lesiones fueron producto de un severo maltrato y lo denunciaron.
La médica Miriam Campos, jefa de Pediatría del Hospital Centeno, ofreció el parte diario del niño que está internado en la sala hospitalaria recuperándose de las lesiones de las que fue víctima, aparentemente por una golpiza de su padrastro. Explicó que el menor evoluciona favorablemente, aunque no abandona un cuadro delicado. “El niño está estable, bien, despierto, evolucionando mejor. El chiquito ingresó inconsciente, realmente estaba grave”, aseguró Campos.
La profesional precisó que el pequeño “ingresó el sábado en horas del mediodía y para la 1.30 ya estábamos informando su ingreso, con una sospecha. Nosotros el primer informe lo elevamos a la comisaría de jurisdicción (la tercera), ese el primer botón que tocamos y ya se activa todo el sistema”, dijo.
Campos explicó cómo funciona el servicio a su cargo ante los casos que se sospechan configuran un maltrato. “Habitualmente los niños traumatizados ingresan por la guardia: Son nenes que entran en mal estado general, casi siempre es así. La mayoría de las veces son traídos por sus progenitores” indicó.
“En los casos concretos hemos recibido pacientes que ingresan en estado de inconsciencia, otros son niños que refieren que se han caído y están conscientes”, aseguró la médica.

Cuadro clínico
La médica explicitó a que deben atenerse ante un caso sospechoso. “En el interrogatorio, que es obligación nuestra hacerlo dentro de los diagnósticos y está como módulo dentro de nuestra profesión, tenemos que diferenciar. Tenemos que sospechar ante el relato de los que traen al bebé o al niño y la característica que presentan clínicamente”, indicó.
Además, precisó: “Cuando el relato no se condice con el aspecto clínico del paciente, tenemos la obligación de descartar y de sospechar que pueda llegar a ser un maltrato, en cualquiera de sus formas. El maltrato no es sólo físico, está el maltrato psíquico, el abuso sexual, el maltrato por no hacer o la negligencia, son muchas las cosas que tenemos que ver y siempre pensar”, aseguró.
No obstante, accedió a informar algunos aspectos de la recuperación del pequeño. “Está internado acá. Está estable, seguimos con los controles, el laboratorio y las imágenes. Se hicieron dos tomografías y ahora volvió aquí”, dijo.

Sospechas.
“Somos muy celosos a la hora de ingresar un paciente con determinadas lesiones, que no podemos explicar. A muchos no les gusta y se enojan, pero queremos que entienda la población que cuando hay alguna lesión o algún tipo de golpe, traumatismo, hematoma, que no condicen con la mecánica que dicen las personas que lo traen, tenemos siempre que sospechar maltrato”, aseguró Campos.
“Siempre decimos que sospechamos. No aseguramos ni aseveramos nada, es potencialmente un maltrato y debemos hacer lo que corresponde por protocolo. Primeramente, resguardar la integridad física del niño, generalmente quedan internados, más si tienen lesiones. Luego la elaboración de informes médicos por escrito, adjuntando una serie de radiografías, informes del oftalmólogo. Eso después va a la Justicia que será la encargada de decir quién y cómo”, enfatizó. “Es más, cuando hablamos con quien lo trae, ni siquiera le hacemos la pregunta directa”, agregó.
El padrastro del niño, Darío Oscar Adam (35), fue formalizado el pasado lunes de la investigación fiscal en su contra. Se lo acusa de “lesiones graves”, delito que en la escala penal prevé una condena de uno a seis años. Por la falta de antecedentes, Adam recobró la libertad, aunque se le fijaron tres restricciones: fijar domicilio, no ingerir bebidas alcohólicas o usar estupefacientes y también una prohibición de acercarse a la víctima.