Grave acusación contra Crespo

(Quemú Quemú) – El director del Hospital José Ingenieros de Miguel Cané será denunciado ante la Justicia por amenazar y agredir verbalmente al personal. Además la institución tendrá a su personal de paro el próximo miércoles por: maltrato psicológico, persecución laboral, abuso laboral, falta de ética profesional, falta de seguridad y otros motivos que testimoniaron seis empleadas del centro de salud.
Representantes de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), María Ester Campos y Gustavo Timm, dieron a conocer la denuncia pública ayer por la mañana en la sede gremial de calles 18 entre 27 y 29. Acusación en contra del médico que está a cargo del hospital y que según varias trabajadoras amenaza con despedirlas, utiliza sobrenombres groseros para llamarlas y también palabras de índole sexual. “Mala madre” y “chorra” serían algunos de los epítetos más suaves que usa el director con sus subalternas.
Ayer informaron que se va a realizar una denuncia penal en la fiscalía de General Pico y el reclamo también se presentará a la Justicia provincial.
La denuncia es contra el director del Hospital José Ingenieros, el médico Pablo Crespo, quien ingresó hace dos años a la institución y es la persona que supuestamente generó las situaciones de maltrato. Son seis las trabajadoras que alegaron estar viviendo en un clima laboral adverso, algunas de ellas afectadas por el estrés y con tratamiento psicológico.
“Que cese está situación de amenazas verbales y violencia”, remarcó Campos y agregó que esa realidad se agrava ya que las empleadas están con recarga laboral. Anexado al hospital hay un asilo donde están hospedados entre ocho y diez adultos mayores que son atendidos por una sola persona en cada turno. El trabajo diario de las enfermeras demuestra falta de recursos humanos. Campos indicó que conforme a la carga laboral, que el director debe conocer, haría falta incorporar alrededor de seis enfermeras más, tres personas para tareas generales y un chofer.

Maltrato.
En los 40 años que estuvo el anterior director el personal no sufrió una situación similar, comentaron representantes de ATE. Y aunque las empleadas que realizan el reclamo llevan menos tiempo en la institución, algunas de ellas tienen casi 20 años prestando servicios allí sin inconvenientes.
Campos explicó que, en primer lugar, el reclamo se hizo en el Ministerio de Salud, la Subsecretaría de Salud, ante los jefes de zona sanitaria y a la asociación de enfermería a nivel provincial, sin respuestas. Ahora se optó por realizar la denuncia pública y las actuaciones en lo penal.
El miércoles 8 de mayo habrá paro. Esa jornada solo se cubrirán las guardias y el cuidado de los internados, como una medida de fuerza. Timm explicó que debido a las amenazas y maltratos desde ATE estarán acompañando a las trabajadoras en esa protesta por 24 horas. También dijo que David Diván, delegado de Relaciones Laborales, recibió ayer la documentación acerca del paro.
Además de violencia y maltratos, se dieron a conocer algunas irregularidades administrativas. Los testimonios incluyen nombramientos “a dedo” en los cargos. Como ocurrió con la jefa de enfermería que fue sacada arbitrariamente del cargo y en su lugar el director nombró a un enfermero, persona que ya se desempeñó en el centro de salud pero fue demorado con intervención policial por amenazar a sus propias compañeras.
Otra situación sospechosa es el uso de fondos del asilo de adultos mayores, que depende del hospital, para afrontar pagos a monotributistas. Siendo que en el hogar hay necesidades, por ejemplo la cañería de agua caliente no funciona y los jubilados son bañados con baldes que acarrean las mismas enfermeras.
Ayer desde Zona Sanitaria II, a cargo del médico Carlos Benitez, se indicó que el coordinador estaba de licencia hasta el 10 de mayo y solo se confirmó que estaban trabajando con expedientes referidos a los problemas en Miguel Cané.