Gremio de aceiteros sigue trabajando en La Pampa

LAS EMPRESAS DEBEN RESPETAR EL INCREMENTO PARITARIO

En junio hubo un conflicto con los empleados de una aceitera en Trenel, con la intervención del sindicato se logró reincorporar a un trabajador y enmarcar las indemnizaciones de otros cesanteados. Desde el gremio indicaron que aún falta enmarcar adecuadamente a los empleados de varias aceiteras.
El Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros sigue trabajando en La Pampa para que las empresas implementen la escala salarial que corresponde y con el incremento salarial dispuesto por paritarias. Desde la sede de General Villegas (Buenos Aires), que tiene jurisdicción en esta provincia, el secretario general Lelio Forquera afirmó que algunas aceiteras están con sus empleados bien encuadrados y con el convenio correspondiente pero aún se debe insistir.
El gremialista dijo en diálogo con este diario que de las plantas ubicadas en General Pico, Pampa Bio está cumpliendo con sus trabajadores si bien el último aumento no es obligatorio hasta que se homologue lo acordado en paritarias. En cuanto a Oleaginosas Moreno, si bien firmaron para adherir a lo tratado en la mesa de negociación, en la práctica no estarían logrando el 100 por ciento de lo convenido para beneficio de los trabajadores.
Por otra parte, está la aceitera de Trenel, con la que intervino este año el gremio debido a una serie de despidos, allí tendrían a unas seis personas con el convenio correspondiente y otros empleados de Olnatur estarían afectados a tareas de construcción y quedarían fuera del marco laboral del gremio. En esa localidad hay otra empresa del rubro pero se trata de un emprendimiento más pequeño, una extrusora, y con sus trabajadores ya se estableció el contacto porque están enmarcados en otros convenios laborales con sueldos inferiores.

Trabajadores movilizados.
Forquera explicó que la llegada del gremio a La Pampa y la defensa de los trabajadores depende en gran medida de la existencia de afiliados, pero sobre todo de la convocatoria y el reclamo que realicen los propios empleados.
Así ocurrió en Trenel a principios de junio cuando fueron despedidos tres hombres y el sindicato los acompañó en el reclamo con medidas de fuerza. En ese caso se dictó la conciliación obligatoria y en reuniones con la empresa se logró la reincorporación de uno de los cesanteados y además se acordó que la indemnización de los otros dos fuera la correcta, no con los parámetros de Uatre, teniendo como base al convenio colectivo de aceiteros.
El gremialista indicó que el 31 de marzo se venció el acuerdo salarial y las paritarias comenzaron en abril de este año, con una suba que debe ser homologada. Las negociaciones comenzaron con una oferta del 18 por ciento por parte de las cámaras empresarias y un reclamo del 35,5 por ciento del gremio. Y después de cinco encuentros se acordó el 31,6 por ciento de aumento.
Forquera recordó que para consultas y denuncias está disponible la línea telefónica 0388-15458397, debido a que el gremio no puede intervenir sin afiliados o trabajadores que reclamen.