“Hemos tenido inconvenientes con los desagües”

(Winifreda/Corresponsal)
La jefa comunal espera los resultados de un estudio que está realizando un topógrafo para saber si se deben realizar nuevas obras de infraestructura pluvial. Cuando precipita intensamente varias calles quedan anegadas.
Cada vez que llueve intensamente en Winifreda, durante pocos minutos o varias horas, algunas calles del radio urbano quedan anegadas y los vecinos no pueden evitar que el agua llegue hasta los cordones cunetas, sus veredas o ingrese a sus casas. Los principales problemas se registran en las arterias ubicadas al norte y oeste del pueblo.
Ante esta repetitiva situación, la Municipalidad encargó un estudio de los desagües pluviales instalados en esos sectores para conocer sí están funcionando correctamente o se deben realizar nuevas obras de infraestructura pluvial.
Ese trabajo lo está realizando un profesional enviado por un organismo estatal tras la solicitud de la intendenta Marta Berg. “Hemos tenido inconvenientes con los desagües, por eso, desde Vialidad Provincial nos han mandado un topógrafo para que nos haga un relevamiento completo de los desagües, especialmente los ubicados en la zona norte y en la calle Salvetti (oeste del radio urbano) donde se producen los anegamientos y no se puede transitar con vehículos cuando llueve muy de golpe”, señaló la jefa comunal.

Inspección.
Cuando la inspección topográfica esté concluida “vamos a saber con certeza qué obras realmente debemos llevar adelante para no malgastar los recursos, aparte el agua al no drenar con fluidez deteriora el asfalto”, indicó la mandataria. Según ella, el especialista que llegó al pueblo es la misma persona que hace unos años realizó un estudio que concluyó con la construcción de un desagüe a la vera del acceso oeste el cual según los bomberos voluntarios funciona muy bien.
A su vez, Berg informó en qué invirtió el municipio los 180 mil pesos aportados en 2013 por la Ley de Descentralización Económica. “Podíamos destinar ese importe a la construcción de una vivienda social o a refacciones, ampliaciones y terminaciones de casas. En esta gestión optamos por esta última opción tal como hicimos en 2012. Ese año fueron seis los vecinos beneficiados y el año pasado cinco”, indicó.
Los seleccionados figuran en los registros del área de Acción Social como titulares de inmuebles precarios, otros están alquilando o levantaron las paredes de su futura casa y les falta el techo. “Algunos aportan la mano de obra y desde la comuna brindamos los materiales o nos trajeron dos presupuestos de albañiles para que elijamos uno”, precisó la intendenta. Las mejoras no son gratuitas. De acuerdo a la inversión hecha en cada casa sus moradores deberán devolver el dinero. “Es una cuota mínima y a la largo plazo. Es muy accesible la devolución”, finalizó Berg.