Hospital sigue acéfalo

25 DE MAYO: TRAS RENUNCIA DE LALOMIA

El hospital Jorge Ahuad de 25 de Mayo continúa acéfalo, debido a que desde la renuncia presentada por el médico Germán Lalomía, producida hace una semana, el Ministerio de Salud de la provincia todavía no ha nombrado a nadie en su reemplazo.
Poco después de haberse registrado el alejamiento de Lalomía al frente del centro de salud de esa localidad, el responsable de la Zona Sanitaria III, Eduardo Rodríguez, visitó la institución. En la oportunidad intentó convencer a Lalomía que continuase en el cargo unos días más. La negativa del profesional, obligó a Rodríguez a tratar de persuadir a alguno de los médicos que trabajan allí, pero nadie accedió al pedido de hacerse cargo de la dirección.
Más allá que por estos días la atención en el hospital todavía no se ha resentido, los vecinos de 25 de Mayo, además del propio personal que allí se desempeña, temen que esta situación pueda alterarse. Es que el alejamiento del director y del jefe de médicos y generalista, Alfredo Quevedo, hizo que la planta de profesional se viera imprevistamente reducida.
Hay mucha disconformidad con la pasividad demostrada por las autoridades provinciales de cara a resolver la crisis que atraviesa desde hace unos días el hospital de 25 de Mayo. Una muestra de ello, dijeron, es la falta de nombramiento de un nuevo director.

Indeclinable.
Cabe señalar que Lalomía manifestó que su alejamiento indeclinable a la dirección del centro de salud, tiene que ver con el cansancio, los problemas internos producidos, y la falta de respuestas por parte del gobierno provincial.
Aseguró que se trató de una decisión “muy pensada, muy elaborada”. De todas formas, aclaró que más allá que abandonó la dirección del hospital, seguirá un tiempo trabajando como médico, colaborando desde otro lugar.
Lalomía reiteró que fueron cuestiones personales las que lo obligaron a adoptar esa determinación. “Me voy muy contento, quiero agradecerle a todas las personas que forman parte de la institución”, afirmó, al mismo tiempo que reconoció que faltó en algún momento un poco de compromiso, y “poner un freno a algunas cosas para evitar inconvenientes”.