“Imita la conducta de los violentos”

(Winifreda) – La asociación “Mujeres en Movimiento” de Winifreda expresó su más enérgico repudio a las polémicas declaraciones vertidas hace unos días por el viceintendente de Santa Rosa Angel Baraybar sobre la prostitución. El funcionario santarroseño había dicho que algunas mujeres se prostituían porque “les gustaba” y que era “difícil curarlas”. Luego pidió disculpas en una sesión del Concejo Deliberante. “¡Que el dictado de las urnas libre a las mujeres de ser gobernadas por semejantes personajes!, enfatizó la titular de la entidad local, Celia Assel, actual concejala del partido justicialista.
“Uno de los objetivos principales de la lucha de las organizaciones de mujeres es dar a conocer a la sociedad que la prostitución y la explotación sexual es una problemática social que muestra en toda su crudeza la desigualdad de oportunidades y la falta de adecuadas políticas públicas para encarar la pobreza y la falta de equidad”, señaló Assel.
“Desde el abolicionismo, al cual adhiero, se pretende un mundo sin prostitución. Pero ello no puede ser el resultado de la represión, sino de sociedades y estados capaces de generar puestos de trabajo y condiciones de vida dignas, vivienda, salud y educación particularmente para las mujeres en situación de vulnerabilidad social”, indicó.

Problemática social.
“Consideramos que la problemática de la prostitución o explotación sexual debe abordarse con políticas públicas integrales, ofreciendo alternativas sociales y de vida a las personas atravesadas por la misma. Se debe desplegar un sistema para la atención y prevención, actuando coordinadamente desde los ámbitos jurídicos, sanitarios y sociales”, agregó la edila.
Assel remarcó que “los recursos destinados actualmente para atender la problemática son escasos, o bien dependen de la buena voluntad del gobierno de turno”
“La actitud de éste funcionario político no hace más que develar el verdadero sentir de quienes , de tanto en tanto, expresan su desprecio hacia las mujeres, sus derechos y la igualdad, imitando la conducta de los agresores, que arremeten y luego se disculpan, aunque no cesan en su conducta y la recrudecen, y lo que es aún peor, la naturalizan. La violencia que Angel Baraybar perpetra está expresamente contemplada en la Ley 26485, como una conducta contraria a derecho y pasible de condena social”, finalizó la titular de la ONG winifredense.