Imputados quedaron libres

EL JUEZ DE CONTROL LES FORMALIZO LA ACUSACION FISCAL

(General Pico/Agencia) A los acusados de haberle disparado a un menor de edad en el barrio El Molino, se les imputan los delitos de abuso y portación de armas de fuego. El damnificado estuvo internado en el hospital Gobernador Centeno, donde ya le dieron el alta médica.
El juez de control Diego Ambrogetti le formalizó ayer la Investigación Fiscal Preparatoria a las dos personas que están imputadas de haber herido a un menor de edad el martes a la noche en el sector del barrio El Molino de esta ciudad, con un disparo de arma de fuego. Además dispuso que recuperaran la libertad, previo a imponerles una serie de medidas sustitutivas de la prisión preventiva.
En una audiencia que se llevó a cabo ayer durante las primeras horas de la mañana en la sala 1 de los Tribunales piquenses, el magistrado le formalizó la acusación a Aníbal García y Héctor García, quienes son padre e hijo respectivamente, por la presunta comisión del delito de Abuso de arma y portación de arma de fuego.
Durante esta audiencia, el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por Ivana Hernández, y los acusados fueron defendidos por Alejando Caram.
El magistrado, luego de escuchar el planteo presentado por las partes, resolvió que los acusados recuperaran la libertad, previo a formalizarles la investigación. Además les impuso, como medidas sustitutivas de la prisión preventiva, una restricción de acercamiento y de comunicación por cualquier medio, con la víctima del hecho que se investiga.
El menor de edad que fue herido en el hecho que ocurrió durante la noche del martes en inmediaciones de las calles 6 bis y 35, estuvo internado en el hospital Gobernador Centeno donde ayer recibió el alta médica. El damnificado, de apellido Murazano, recibió un disparo de escopeta, que le provocó múltiples orificios de ingreso en la cara, en el hombro y en el brazo izquierdo.

Ataque y persecución.
El ataque se habría concretado en la esquina de las calles 6 bis y 35, el martes cerca de las 20. Vecinos alertaron a la Policía sobre disparos de arma de fuego que se escucharon en el barrio. Los efectivos de la Comisaría Segunda que se llegaron hasta el lugar, constataron que el herido estaba siendo trasladado al centro asistencial piquense, para ser atendido de una herida que presentaba en el rostro.
Minutos más tarde, un móvil policial inició la persecución de una Renault 12 de color marrón en el que se conducían tres sospechosos, luego que el vehículo, de acuerdo a los testimonios recogidos, fuera ubicado en el lugar del ataque.
Durante la persecución los sospechosos se deshicieron de algunos elementos, entre ellos una escopeta y algunas municiones. Poco después, sobre la intersección de la ruta provincial 1 y la calle 32, la policía logró interceptar la marcha del automóvil que era perseguido, concretar así la demora de tres personas. Las fuentes policiales consultadas indicaron que los tres detenidos pertenecen a un mismo núcleo familiar, siendo el padre y sus dos hijos, uno de ellos, un menor adulto.