Incendios: las pérdidas superan los 1.300 millones

EL GOBIERNO PROVINCIAL DECLARO LA EMERGENCIA AGROPECUARIA

El subsecretario de Asuntos Agrarios de la provincia, Alexis Benini, encabezó la reunión de la Mesa Agropecuaria que deliberó ayer y declaró la emergencia agropecuaria a raíz de las 800.000 hectáreas afectadas en la provincia por los incendios rurales. Aseguró que “hoy se enviaron otras dos partidas de dinero” a los municipios, superando así los cuatro millones de pesos informados por el Ejecutivo provincial.
Junto con el funcionario, participaron de la reunión en la sala Mechi Mario de Casa de Gobierno técnicos del ministerio de la Producción y del Ministerio de Seguridad; personal del INTA y de Senasa; directivos de Carbap, Federación Agraria Argentina y Sociedad Rural Argentina; representantes del Banco de La Pampa y del Banco Nación y un integrante de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados.
Las zonas afectadas involucraron a “La Adela, Cuchillo Co, Victorica, Santa Isabel, Telén, Jacinto Arauz y Perú, entre otras”, detalló Benini en declaraciones que hizo antes de comenzar el encuentro. “Hasta ayer (jueves) las hectáreas afectadas totalmente eran 736.300; después el loteo parcelario dirá qué porcentaje de afectación tiene”.
Al igual que hizo ayer el gobernador Carlos Verna, el subsecretario Benini aclaró que “hay que hacer una diferenciación: una cosa es la urgencia y otra la emergencia”. En el caso de la emergencia, “es un trámite administrativo que de hecho, ya lo hicimos dos veces este año -por las inundaciones en el norte de la provincia- y se homologó en Nación; tenemos el decreto y no hemos recibido un peso todavía de las inundaciones”.

“Pasto, no papel”
“Las vacas comen pasto no papel, esto es burocracia necesaria para poder mover infraestructura, para que Nación homologue y poder tener un fondo para que los productores puedan acomodar su infraestructura y todos los problemas de alimentación y demás. Pero la verdad es que hoy, el único que ha puesto plata es el Estado provincial”, sentenció.
“Se va a declarar la emergencia -adelantó-, lo hará la comisión: uno la llama y naturalmente se va a dictar porque está claro que existe”. Sostuvo que “es importante hacer esta diferencia: la emergencia tiene que ver con lo administrativo, con lo burocrático y demás; hoy tenemos una urgencia; el productor lo que hoy necesita es pasto”.
Respecto a si algo había cambiado con la visita del ministro de Ambiente, el funcionario provincial dijo que “no, a mi no me dejó nada, yo estaba trabajando y no dejó ninguna respuesta, al menos que me haya llegado”.
Detalló que desde Nación, “está trabajando la gente del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, llegaron hace cinco días atrás”.

Cuestión burocrática.
Respecto a los departamentos afectados, Benini refirió que “se van a decretar con la exposición que realizará Defensa Civil, el INTA y nosotros tenemos datos propios; en función de eso vamos a determinar los lotes afectados”. El paso siguiente será la homologación desde Nación y así se decretará a nivel nacional.
Apuntó que “Nación dijo que se va a reunir para el 26 de enero, por eso estamos haciendo esta salvedad entre la urgencia que tenemos hoy, que es ya, y la emergencia que tiene que ver con una cuestión burocrática. Luego mencionó que “a partir del decreto, no exime sino que prorroga el pago de los impuestos y después, le permite al Ejecutivo movilizar fondos internos para poder atender, que de hecho lo estamos haciendo y no de hoy; hace más de 20 días que arrancaron los incendios: Chacharramendi se empezó a quemar hace 20 días”, aseguró.
El funcionario provincial tenía en su mano un listado de fondos. Estimativamente “llevamos entregados casi cuatro millones de pesos en toda la provincia, en los departamentos afectados. Estamos esperando los fondos de Nación”, indicó.
Terminado el encuentro, confirmó a LA ARENA que hoy mismo se enviaron otras dos partidas económicas para seguir paliando los crueles resultados de los últimos desastres climáticos.

“Más de 800.000 hectáreas”
Los resultados que arrojó el encuentro de la comisión de Emergencia Agropecuaria son alarmantes. Desde ayer se declaró la “emergencia agropecuaria” hasta el 30 de junio.
La superficie quemada por los importantes incendios registrados en la provincia desde los primeros focos suscitados a principios de diciembre asciende a 800.258 hectáreas, más del cinco por ciento del territorio provincial. Los animales afectados se calculan en 70.000; y las pérdidas para los productores agropecuarios superarían los mil millones de pesos.
En la reunión de ayer, las autoridades de Defensa Civil fueron los encargados de informar la cantidad de hectáreas arrasadas: “solo en La Adela se quemaron 286.000 hectáreas”, detallaron.
Los fondos de “urgencia”, creados por el Ejecutivo provincial se gestionan ante las propias comunas afectadas por los siniestros.
El origen de la magnitud y agresividad de estos incendios rurales se retrotrae a los últimos meses del año 2016, que se caracterizaron por un volumen de lluvias superior a lo habitual. Tanto agua favoreció el crecimiento de la vegetación -de carácter leñosa en parte de esa región, y pastizales en resto-, que se secaron rápidamente al “cortarse” las lluvias en los últimos días de 2016.
Los calores que vinieron después, junto con la baja humedad y vientos fuertes, fueron el “cóctel explosivo” para que los más pequeños incendios -fácilmente controlables en otras circunstancias- adquirieran una enorme magnitud. Según pobladores y autoridades, la intensidad del fenómeno no registra antecedentes por lo menos en los últimos años.

Fuego en La Adela, “detenido”
Defensa Civil participó del encuentro de la Mesa Agropecuaria y aportó información sobre uno de los focos más importantes de las últimas jornadas. Su referente, Damián Bollak, afirmó que “el día de ayer (jueves) hemos tenido condiciones meteorológicas favorables, donde no tuvimos ráfagas de viento, así que se pudo trabajar durante todo el día, la noche y la madrugada de hoy; podemos decir que está detenido”.
De esta forma se refería al incendio que afectó La Adela. El brigadista indicó que “no hay avances, están detenidos todos los frentes que había, queda un trabajo por hacer que seguramente va a llevar el día de hoy y tal vez algo de mañana, de cerrar los flancos: los costados de este incendio”.
Este foco, según detalló Bollak, “afectó a unas 280.000 hectáreas más”, número que se confirmó en 286.000 finalmente. Los factores que hicieron más difícil el control de este incendio, según Bollak, fueron “en días anteriores, la situación del viento, las fuertes ráfagas que hubo por la tarde que no dejaba operar al personal de Defensa Civil, bomberos y las brigadas”.
Destacó que “eso fue lo que lo hizo extenso y ante un departamento extremo: los fuertes vientos y la importante cantidad de material combustible, que es el pasto que tienen los campos”. Mencionó que “se trabajó con cinco cuadrillas de Nación, que vinieron a reforzar las nuestras de Defensa Civil y con Bomberos voluntarios de la provincia”. Para concluir, destacó “la ayuda de las cinco cuadrillas que vinieron a reforzar porque el incendio es muy dinámico, en estos campos y en esta época, entonces hay que ir viendo el día a día”.

Una respuesta de Verna
El gobernador Carlos Verna se hizo eco de la inquietud del diputado provincial Martín Berhongaray (Frepam), y le contestó la misiva que este le enviara el pasado jueves, sugiriéndole que la Comisión Nacional de Emergencia y Desastres Agropecuarios se reúna en nuestra provincia.
Pero además el primer mandatario tuvo la deferencia -expresó el legislador radical-, de adjuntar en la misiva dirigida al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Ricardo Buryaile, copia de la nota que le hizo llegar Berhongaray con aquella inquietud.
“En tal sentido -dice la nota entregada a Buryaile- le requerimos que la Comisión Nacional de Emergencia y Desastres Agropecuarios, creada por ley nacional n° 26.509, recientemente convocada, se reúna y sesione en nuestra provincia, a los efectos de analizar la problemática de las consecuencias originadas por los incendios rurales, articular las medidas tendientes para paliar la difícil situación por la que atraviesan las zonas afectadas”.

Verna pidió un ATN por $ 100 millones
El mismo día en que decretó la Emergencia Agropecuaria por incendios rurales, el gobernador Carlos Verna solicitó al gobierno nacional el envío de un Aporte del Tesoro Nacional (ATN) por 100 millones de pesos para comprar forraje para el ganado. Un detalle parcial de las pérdidas menciona daños por 1,33 millones de pesos. Tras las quejas de La Pampa por la indiferencia de Nación, ahora se anunció la presencia de otros dos altos funcionarios: el ministro de Agroindustrial, Ricardo Buryaile, y el viceministro del Interior, Gustavo García De Luca.
El mismo día de la reunión de la Mesa Agropecuaria, el gobernador instruyó la redacción del decreto y quedó firmado a disposición de los organismos competentes. Ahora será enviado al gobierno nacional para que lo homologue y haga la parte que le corresponde.
En sintonía, el gobierno provincial remitió ayer al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, una nota pidiéndole un Aporte del Tesoro Nacional de 100.000.000 de pesos para seguir afrontando la adquisición de forraje para alimentación de ganado. Esta suma permitiría atender la demanda de alimento por unos tres meses, según la estimación oficial. El número de cabezas de ganado afectadas asciende a 80.000 cabezas.
Junto con el pedido del ATN, el gobierno anexó un mapa de la Provincia con una planilla donde se referencian los focos de incendios, se establece la ubicación catastral y se presentan detalles de pérdidas parciales de alambrados, corrales, aguadas y galpones. El monto mencionado allí es de 1.333.580.000 pesos.
El gobernador también expresó que la pérdida de los alambrados de la orilla de la ruta es una de las preocupaciones inmediatas de los productores. Por ello le expresó que y esperan la colaboración e intervención de Vialidad Nacional para darle solución a esta inquietud.

Visitas oficiales.
En lo que pareciera ser una respuestas a las quejas pampeanas por la falta de atención o interés del gobierno nacional ante la gravedad de la crisis, de Casa Rosada se comunicaron ayer con Casa de Gobierno para anunciar la visita de dos funcionarios de primer nivel. Se sumarán así a la presencia el jueves, durante unas horas, del ministro de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman, en la zona de La Adela.
Los que vendrán la semana que viene serán el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y el viceministro del Interior, Gustavo García De Luca. Los funcionarios se reunirán con Verna el lunes y avanzarán en el análisis, tratamiento y solución de la devastación que sufrieran cientos de miles hectáreas en La Pampa.

Decreto hasta junio
Finalizada la reunión de la Mesa Agropecuaria, el gobernador Carlos Verna dio curso a lo propuesto en ella y motorizó, de inmediato, el decreto para declarar en estado de “Emergencia Agropecuaria”, o Desastre, según corresponda, por incendios a las explotaciones ganaderas afectadas en lotes de departamentos en el oeste, centro y sur de la Provincia.
Los departamentos, secciones y fracciones contemplados en el decreto son los siguientes:
Guatraché: Sección III, Fracción D, Lote 16.
Hucal: Sección IV, Fracción A, Lote 24.
Caleu-Caleu: Sección IV, Fracción C, Lotes 14; 15; 18 y del 22 al 25; Sección IV, Fracción D, Lotes 4; 7; 11 al 15, 17 y 18; Sección V, Fracción A, Lotes 1; 2; 6; 7; 10; 11; 13 al 18 y 25; Sección V, Fracción B, Lotes 2 al 24; Sección V, Fracción C, Lotes 5 y 6.
Loventué: Sección IX, Fracción A, Lotes 1; 2 y del 5 al 10; Sección XIII, Fracción D, Lotes 1; 21 y 23.
Utracán: Sección IX, Fracción A, Lotes 11 al 13 y 17 al 23; Sección IX, Fracción C, Lote 8; Sección IX, Fracción D, Lotes 1; 8 al 10; 12 y 13.
Lihuel Calel: Sección X, Fracción E, Lotes 3; 4; 7 y 9; Sección X, Fracción F, Lotes 5 y 6.
Chalileo: Sección XVIII, Fracción A, Lotes 13; 18 y 19; Sección XVIII, Fracción B, Lotes 17; 18; 24 y 25; Sección XVIII, Fracción C, Lotes 2; 3; 6; 7; 14 al 17; 24 y 25; Sección XVIII, Fracción V, Lotes 3 al 8 y 16.
Limay Mahuida: Sección XIX, Fracción B, Lotes 3 al 7; 9 y 12.
Curacó: Sección XV, Fracción D, Lotes 21 y 22; Sección XVI, Fracción A, Lotes 1 y 2; Sección XVI, Fracción B, Lote 5.
La medida se dispone desde el 6 de enero hasta el 30 de junio y los certificados correspondientes serán extendidos por la Subsecretaría de Asuntos Agrarios, previa presentación de la declaración jurada y verificación técnica del Ministerio de la Producción en las áreas descriptas. El trámite debe gestionarse dentro de los próximos 90 días.
Los productores que hayan sufrido más del 80 por ciento de pérdida en sus propiedades estarán comprendidos en la situación de “Desastre Agropecuario”, mientras que los que presenten entre el 50 y el 80 por ciento de pérdida, serán considerados en “Emergencia Agropecuaria”.

Fuego en Cereales y Luiggi
Tres incendios se registraron ayer, de los cuales dos ocurrieron sobre la ruta provincial 14, en cercanías a la localidad de Cereales, al sudeste de Santa Rosa. El otro ocurrió al oeste de Ingeniero Luiggi, donde se quemaron por lo menos 600 hectáreas. En la ruta 14 un monte bajo se quemó prácticamente por completo. Pocos kilómetros al oeste del monte, sobre la misma ruta, ardieron varias hectáreas de un establecimiento rural. Según se supo, un empleado del campo manifestó haber visto a alguien prendiendo fuego. En el lugar trabajaron dotaciones de bomberos de Santa Rosa, Toay, Miguel Riglos y Macachín. También hubo presencia policial y estuvo Defensa Civil.
En horas de la tarde de ayer se desataron dos incendios sobre la ruta provincial 14, entre el pueblo de Cereales y la ruta nacional 35. El panorama era desesperante, a tal punto que varias dotaciones de bomberos de localidades cercanas debieron acudir para sofocar las llamas. También había camiones regadores listos para asistir y enfriar el área cercana a la banquina.
En el monte incendiado se quemaron muchísimos Caldenes y vegetación natural. Si bien se desconocen aún las causas de cómo inicio el fuego y la cantidad de hectáreas quemadas, se pudo observar que las pérdidas eran totales. Personal municipal de Miguel Riglos, trabajó en el lugar realizando picadas cortafuego a escasos metros de la cinta asfáltica para que las llamas no sobrepasen la ruta. De todas manera, el viento que soplaba del norte, impidió que las lenguas de fuego alcancen el otro lado de la banquina.

Pérdidas.
Los daños registrados son enormes. Hay alambrados perimetrales que fueron quemados por completo y en el incendio registrado en un establecimiento rural se perdieron cuatro silobolsas, dejando su contenido al descubierto. “Allí se quemaron varias hectáreas”, indicó un bombero de Toay a este medio y añadió que “hay mucho combustible natural, una vez que comenzaron las llamas fue difícil detenerlo”. Afortunadamente, en ese lugar, el foco ígneo fue controlado. Un empleado de este campo, aseguró a los trabajadores haber visto a alguien prendiendo fuego.

Seiscientas hectáreas.
En Ingeniero Luiggi, al norte de la provincia, también se registraron incendios entre el jueves y el día de ayer. Según informó el comisario local, Angel Vallejos, los trabajos comenzaron el jueves a medio día y se extendieron hasta las 4 de la madrugada. Horas más tarde, el foco ígneo se reactivo y en el lugar, a demás del cuerpo de bomberos voluntarios hubo vecinos que prestaron colaboración. El fuego comenzó en el campo “Cayastá 2” cerca de la estancia “El Tala”, al oeste de Ingeniero Luiggi, donde se registraron por lo menos 600 hectáreas quemadas. “El fuego no es tan grande, ya lo tienen circunscrito, y se le dio aviso a Defensa Civil para que estén al tanto de la situación”, expresó el comisario.
Las lluvias del verano e invierno pasado hicieron que los campos se carguen de material combustible natural, por lo que los montes de aquella zona se encuentran inestables. “Aparentemente el fuego comenzó con un chispazo producto de una máquina que estaba trabajando, después se descontroló y pasó a “Cayastá 1”, pero ya está todo bajo control”, describió Vallejos e informó que bomberos de Arata y Caleufú también trabajaron en el lugar.

Bomberos desautorizan campaña
La Federación de Asociaciones de Cuerpos de Bomberos Voluntarios de La Pampa, por medio de un comunicado de prensa, informó que “no promociona, avala o autoriza en su nombre, ni en el de ninguno de sus directivos, campaña alguna de donaciones de elementos para ser destinados a cuarteles de Bomberos Voluntarios en el territorio provincial”.
“La atención de los integrantes de los Cuerpos Activos de Bomberos Voluntarios de la provincia se realiza desde siempre a través de cada una de las Comisiones Directivas de las Asociaciones en cada localidad donde están presentes, y de esta manera se viene haciendo en estos días”, sostuvieron. La aclaración surgió tras un anuncio de campaña solidaria lanzado ayer por la mañana en Santa Rosa y Toay.
Por otra parte, manifestaron que “queremos agradecer el gesto espontáneo de todas aquellas personas que se han acercado a las instalaciones de cada uno de los cuarteles que están interviniendo en la situación de incendios rurales que sufrimos en La Pampa en los últimos días, llevando consigo las palabras de aliento y el acompañamiento afectuoso a los hombres y mujeres que vienen ofreciendo lo mejor de sí en la lucha contra el fuego”.