Intendente Alvear amenazado por el avance del agua

SE AGRAVA LA SITUACION EN LOS CAMPOS Y PUEBLOS DEL NORTE DE LA PAMPA

El norte de la provincia vuelve a estar en alerta ante un nuevo pronóstico de lluvia. El intendente Francisco Traverso no ocultó su preocupación ante el avance del agua y afirmó que “el campo es una batalla perdida, hoy estamos trabajando para evitar que se inunde el pueblo”.
La situación que atraviesa el departamento Chapaleufú debido a las inundaciones que sufre desde principios de año alcanza el punto de “angustiante”, reveló ayer el intendente de Intendente Alvear, Francisco Traverso, que frente a pronósticos de caída de más de 120 milímetros en las próximas horas trabaja “para salvar al pueblo”.
Las inundaciones en el norte de La Pampa comenzaron a principios de año con el desborde del río V y un año atípico de precipitaciones, y si bien las aguas habían cedido en los meses secos de invierno las lluvias de primavera han agravado la situación al punto de que Traverso sostuvo ante LA ARENA que “el campo es una batalla perdida, hoy estamos trabajando para evitar que se inunde el pueblo”.
El viernes 14 de octubre llovieron unos 60 milímetros en el corto lapso de media hora y esa fue la razón del definitivo agravamiento de la situación, con napas elevadas casi a nivel del piso y el agua cubriendo casi todo.
“Esa lluvia nos inundó todo el barrio ubicado al sudeste, con la retroexcavadora trabajamos a la madrugada, cortamos una calle y con un canal improvisado pudimos sacar el agua”, informó y añadió que “hoy lo que estamos haciendo es abriendo más canales, buscando alternativas para que el agua escurra y siga su curso hacia el este”.
Respecto de las fotos aéreas tomadas, dijo que muestran el panorama no sólo alrededor de Alvear sino en todas las localidades de la región, Ceballos, Sarah, Larroudé y “más allá también, Realicó y Ojeda”. Lo descrito es el camino natural de agua que luego ingresa a la provincia de Buenos Aires.

Pronóstico.
Todos los pronósticos meteorológicos anuncian para esta semana más lluvias, en abundancia y, lo que más preocupa, en lapsos cortos y de gran intensidad. “Estamos haciendo todo lo que podemos para anticiparnos, es decir limpiar y ampliar canales y en la zona rural ya poco podemos hacer, ahora vamos a intentar que no se nos inunde el pueblo”, graficó.
Respondió que “las autoridades del gobierno provincial están avisadas de la situación pero la verdad es que frente a este panorama poco se puede hacer, esperemos que si se cumplen los pronósticos no sean lluvias intensas de pocos minutos y muchos milímetros”. Indicó que “lo que nos haría falta es disponer de una retroexcavadora más grande, pero no mucho más”.
Con relación a la zona rural, lamentó que “de esta manera será imposible sembrar” y auguró que “las personas que están en el campo van a tener que trasladarse al pueblo porque corren el riesgo de quedar aisladas”.
En la localidad, el problema también viene de abajo con napas totalmente elevadas, al punto que en los últimos días la presión provocó la rotura de un caño de agua potable y un hundimiento y derrumbe del pavimento que le dio más de un dolor de cabeza a los trabajadores de la cooperativa de servicios públicos, prestadora del servicio.

Compartir