Intentos de extorsión

DENUNCIA DE VECINOS

(General Acha) – Un vecino de esta ciudad concurrió el domingo a la comisaría para poner en conocimiento de las autoridades acerca de un episodio del que resultó involuntario protagonista y que encuadraría al menos como un intento de extorsión.
Aunque no se reveló la identidad del afectado, el informe proporcionado a esta corresponsalía indica que el ciudadano relató que en esa jornada recibió un llamado telefónico en su domicilio, que en resumidas cuentas cerraba con un pedido de una transferencia de dinero.
Añadió que ese requerimiento apuntaba a cubrir una necesidad de un familiar del denunciante y que por lo tanto debía concretar un deposito a la cuenta de un establecimiento comercial de gran envergadura.
En una actitud acertada -ya que es muchas veces la aconsejable- el hombre decidió interrumpir la relación, cortando la comunicación telefónica, con lo que dio por finalizado el supuesto ardid.
En su presentación policial, el afectado aludió en particular a los hechos relatados, con un pedido para hacerlo público con la finalidad de que otras personas no resulten sorprendidas en su buena fe por actitudes como esta, concluyó informando la Policía de General Acha.

Al Garrahan.
Otro hecho de similares características quedó registrado en la comisaría local a principios de julio, cuando una mujer radicó una exposición al sólo efecto de manifestar su disconformidad y alertar a la población en general acerca de un ardid, mediante el cual sospechó que habrían querido obtener dinero falsamente.
El informe policial dio cuenta del presunto delito en grado de tentativa, teniendo en cuenta que esa persona -cuya identidad se mantiene en absoluta reserva- había sido tentada para que realizara una transferencia de dinero para una cuenta solidaria.
En la exposición dejó constancia que mediante llamadas telefónicas la invitaban a colaborar con el hospital Garrahan de Buenos Aires, en una colecta destinada a cubrir necesidades de ese nosocomio, dedicado exclusivamente a la atención de la salud de la población infantil.
Afortunadamente, la mujer concluyó negándose a prestar la colaboración solicitada, al presentir que se trataba de una engañosa maniobra, sin validez alguna.