Intercambiaron “chicanas políticas”

CONCEJALES CASTENSES ESTUVIERON 30 MINUTOS COMPARANDO MANEJOS DE FINANZAS MUNICIPALES

“El descreimiento que tiene la gestión no se corresponde con el accionar de este Concejo, se debe al mismo accionar diario del Ejecutivo”, disparó el edil Del Moral. “No nos chicaneemos y construyamos a futuro”, pidió Bonetto.
La última sesión del Concejo Deliberante de Eduardo Castex tuvo menos de 20 minutos destinados para el tratamiento de temas comunales, y después tuvieron casi 30 minutos para intercambiar “chicanas políticas” comparando los manejos de las finanzas municipales durante la gestión del ex intendente Juan Chiquilitto y el actual Julio González.
El debate se originó después que el presidente del bloque de concejales del Frepam, Marcelo Del Moral, brindara un informe “del análisis” que realizó la bancada opositora sobre la respuesta del Ejecutivo local brindó sobre los cheques emitidos entre los meses
de mayo y diciembre del año anterior.
“El descreimiento que tiene la gestión no se corresponde con el accionar de este CD, se debe al mismo accionar diario del Ejecutivo”, disparó Del Moral. Y agregó: “Somos un pueblo chico donde nos conocemos todos, de lo que cada uno hace o ha hecho en su actividad económica, de donde provine el crecimiento, si se adquieren propiedades, si se adquieren grandes SUM cerrados o la compra y venta de bienes”.
Del Moral hizo una argumentación de defensa de los aportes partidarios realizados con cheques municipales desde la comuna castense durante la gestión de Chiquilitto. Y el presidente del bloque de concejales del PJ, Darío Balsa, salió al cruce: “Es muy llamativo porque Chiquilitto hizo -en 7 u 8 días- aportes de campaña (en julio de 2011) por más de 40 mil pesos y el recibo de sueldo era de 10.500 pesos, entonces cuando se reintegró ese dinero es difícil determinar”. “Por eso me parece saludable que este CD controlemos adecuadamente las cuentas municipales”, agregó.

Contra Curutchet.
En otro tramo del prolongado, e innecesario debate, intervino el concejal Marcelo Bonetto donde destacó la “contestación minuciosa” que hizo el secretario de Hacienda local, Germán Nagel, sobre el pedido de informes de la oposición legislativa.
“Esta gestión está abierta a tener reuniones con este CD parar instrumentar los cambios que se acuerden en forma conjunta para mejorar el sistema de información”, indicó. Y también defendió “la honorabilidad y falta de mala intención del secretario Nagel”. “No nos chicaneemos y construyamos a futuro”, pidió Bonetto.
Pero, Curutchet salió al cruce anticipando su negativa de colaborar con la actual gestión municipal. “Invitarnos a nosotros para cumplir funciones que no nos corresponde, como decir cómo se llevará adelante la contabilidad del municipio. No vamos a colaborar porque no es nuestra función. Cada uno tiene que cumplir su función y hacerlo de la mejor manera”, indicó.
Y Del Moral planteó que para mejorar el control de los legajos contables, el CD debería contar con un “mínimo presupuesto” para tener contadores que puedan realizar ese trabajo.

Críticas opositoras.
Del Moral hizo una prolongada exposición con la postura de esa bancada sobre la respuesta del Ejecutivo local al pedido de informes del Frepam y Frente Castense sobre los cheques emitidos durante mayo y diciembre de 2015.
Inicialmente planteó el “desagrado” que provocaron “las expresiones agraviantes e injuriantes que tuvo el concejal Balsa hacia la concejala Curutchet y mi persona”. Consideró que fue “un ataque injustificado y cargado de una violencia que no se justifica, porque podemos discutir proyectos e ideas, con más o menos vehemencia, pero no podemos caer en agravios y descalificaciones personales”. “Ninguna injuria, ni agravio, no nos harán retroceder ni un paso”, dijo.
Aseguró que la “voluminosa contestación” del Ejecutivo ratificó los cuestionamientos que realizó esa bancada frepamista. También cuestionó que Balsa fue concejal en el periodo 2007-2011, pero no objetó los legajos contables de la administración del ex intendente Juan Chiquilitto, porque fueron aprobados durante toda la gestión.
Después, Balsa refutó a Del Moral porque cuando integró el CD en dicho período hubo legajos contables que no se pudieron controlar porque “ingresaron cuando terminaba la gestión”, pero aseguró: “Conocía que el Ejecutivo tenía un sistema de emisión de cheques sin órdenes de pago y conocía perfectamente cómo manejaban los cheques sin órdenes de pago y controlaba los legajos”.