Joven que mató a un vecino ahora acosa a su familia

(General Pico) – El joven que siendo menor de edad apuñaló y mató a su vecino en el barrio Carlos Berg, hecho ocurrido en 2012, volvió a atacar a la misma familia y lesionó con un cuchillo a otros de sus integrantes.
Según denunció Viviana Garialde ante la policía y en la sede tribunalicia, Brian Schneider atacó con un cuchillo a su concubino Mauro Acosta, y le produjo una herida cortante en la cara. El lesionado recibió tres puntos en la barbilla en tanto que la mujer también tenía golpes y excoriaciones en el rostro porque fue agredida por la madre del sospechoso. El caso es de gravedad al considerar que Schneider tenía 16 años el 14 de marzo de 2012 cuando apuñaló al marido de Garialde e inició el ciclo de violencia. José Luis Echeverría (40 años) falleció luego de unos disturbios en su vivienda de calle 44 bis entre 1 y 3, Schenider fue enjuiciado por “homicidio simple” en diciembre de ese año. A pesar que fue hallado responsable del hecho por su minoría de edad no fue condenado a prisión.
Ante el reciente acontecimiento, la postura de la Justicia podrá ser diferente porque el muchacho ya tiene 18 años y posee antecedentes por otros delitos menores.
La denuncia radicada ayer por Garialde deberá ser investigada por la fiscal Ana Laura Ruffini.

Padrastro herido.
Ayer una de las hijas de la mujer, menor de edad, dialogó con la prensa mientras Garialde realizaba diferentes gestiones en tribunales. La adolescente explicó que cerca de las 19 del domingo su padrastro Mauro Acosta salió de la vivienda familiar para realizar un mandado en un comercio que se encuentra “a la vuelta” de su casa e iba acompañado por un menor de 11 años.
A los pocos minutos el niño regresó gritando que “el Brian y el Aguilera” le estaban pegando a Acosta. Fue entonces cuando Garialde y la joven que relató los hechos salieron corriendo para ayudar al hombre, pero al llegar no pudieron frenar a los agresivos jóvenes, quienes también las golpearon. La menor logró zafarse de uno de los atacantes y corrió hasta su casa para llamar a la policía. “Teníamos desesperación porque nadie ayudaba, estábamos mi mamá, mi hermanito y yo”, contó.
Después llegaron tres agentes en una patrulla, cuando ya Acosta estaba tirado en la calle golpeado y con una herida sangrante en el rostro. Pero la menor afirmó que los efectivos no socorrieron al hombre lesionado y que vio que su madre también estaba lastimada. El padrastro tenía un corte en la barbilla, que fue suturado con tres puntos, pero la adolescente aseguró que el sospechoso “le apuntó a la yugular”. La joven dijo que quieren mudarse porque ya no soportan esa situación.
Este conflicto se encuentra en un marco de violencia continuo, ya que el joven sospechoso y sus familiares amenazan a Garialde y sus hijos en forma constante. Hace unos ocho años que son vecinos, pero desde 2012 inició el problema y nunca cesó. Después de la muerte de Echeverría el menor imputado por el hecho estuvo en el Ipesa y unos tres meses después regresó al barrio. La familia de la víctima aseguró que nunca respetó la orden de restricción de acercamiento.