Juicio por robo reiterado a productor

(General Pico) – El productor agropecuario Roberto Pérez testificó ayer en referencia a los robos sucedidos en el predio rural “La Tradición”, de Intendente Alvear, donde en un mes se registraron cinco ilícitos. Según el hombre desde que Sandro Sartori y Cristian Villalba fueron detenidos, tras llevarse dos de sus porcinos, los delitos cesaron.
Frente al juez de audiencia Fabricio Losi, la fiscal Ana Laura Ruffini y la defensora oficial Natalia Mariani, el perjudicado detalló lo ocurrido el 10 de noviembre cuando los dos sospechosos fueron demorados por abigeato. Pérez recalcó que los hechos ocurridos tuvieron siempre características similares, incluso el lugar de ingreso y la acción delictiva cesaba momentáneamente cuando incorporaban personal de seguridad.
Sartori y Villalba fueron retirados de la sala cuando testificó el productor. Además, prestaron declaración varios policías de la comisaría de Intendente Alvear.
Conforme a los relatos sobre el 10 de noviembre, cerca de las 21.30, personal policial que patrullaba en la intersección de las rutas provinciales 1 y 2 divisó a dos hombres en actitud sospechosa en la banquina, a unos 100 metros de la entrada al campo de Pérez. Tres efectivos identificaron a los dos jóvenes, quienes llevaban de tiro una motocicleta y se habían desecho de una bolsa.
Según explicó uno de los agentes, al vehículo no lo pudieron utilizar porque el terreno estaba algo inundado luego de una lluvia. En la bolsa que trataron de tirar había un cerdo muerto, un “capón” valuado en 1.000 pesos. En tanto en el baúl de la moto llevaban un lechón. Por otra parte, ante la requisa policial se encontró una linterna y cuchillos ensangrentados.

Abigeato.
Con antecedentes por hechos similares, Villalba y Sartori quedaron detenidos por abigeato. Por el resto de los ilícitos que indicó Pérez no hay una causa conjunta, por el momento.
Fueron robos de animales, combustible, herramientas, y otros que ocurrieron en diferentes momentos y no siempre fueron denunciados. Sin embargo, el productor afirmó que notaron que el lugar de ingreso al campo fue el mismo en varias oportunidades y que entraban con una moto. Además, cuando los desconocidos ingresaron a la vivienda rompieron en dos ocasiones la misma abertura.
El perjudicado afirmó que su interés no era el resarcimiento por el valor de los porcinos, sino la resolución de los últimos ilícitos. Y además, lograr avances por un robo mayor que sufrió en el predio rural el 20 de junio cuando le sustrajeron una gran cantidad de herramientas.
El juicio en contra de los jóvenes se realizó ayer con una única audiencia que comenzó después de las 9.30 en la sala 1 de tribunales. Se realizaron los alegatos de las partes y para la semana que viene se dará a conocer la sentencia.