La Adela: los salineros van por el cuarto día de paro

NUEVE TRABAJADORES YA RECIBIERON EL TELEGRAMA DE DESPIDO

Los salineros iniciarán hoy su cuarto día de paro y toma de la planta que la compañía industrial Progreso SA (Cipsa) posee en el kilómetro 851 de la ruta nacional 22, en cercanías de La Adela. Exigen la reincorporación de los nueve empleados que fueron despedidos sin aviso.
Consultado por esta agencia Rodrigo Rodríguez, delegado de la UOSA (Unión Obrera Salinera), confirmó que ocho operarios y un administrativo ya recibieron los telegramas de despido. “Todo está en manos de la asesoría legal del gremio, así que esperemos que desde la Subsecretaría de Trabajo se dicte la conciliación obligatoria, y se retrotraigan las cesantías”, añadió.
Rodríguez informó que ayer a las 8 se reanudó la medida de fuerza que consiste en un paro total de las actividades, sumado a una manifestación frente al acceso de la planta donde se encuentran los galpones de la firma. “No se cargan los camiones, y tampoco ingresan ni salen con carga”, aseguró.

Asamblea.
El delegado señaló que a las 10 se desarrolló una asamblea en el lugar donde se lleva a cabo la protesta. En la oportunidad, todos los trabajadores se solidarizaron con los despedidos y ratificaron su apoyo. “Vamos a seguir hasta las últimas consecuencias”, remarcó, al mismo tiempo que explicó que todo quedó plasmado en un acta firmada por todos.
Indicó que no ha habido ningún tipo de comunicación o contacto por parte de la empresa que preside Pablo Yoshimitsu, así ahora solamente se espera el dictado de la conciliación obligatoria. “Hasta que esto no suceda, vamos a seguir con la medida de fuerza, mientras tanto el tema quedó en manos de la asesoría legal de la UOSA”, dijo.

Apoyo.
Por otra parte Rodríguez destacó el apoyo y acompañamiento que los operarios despedidos han recibido de parte de salineros de la región, como así de otros gremios que también se solidarizaron. “Además es importante el respaldo y la ayuda que los cesanteados reciben de sus familiares, y de otros vecinos de la localidad de La Adela. Es una situación muy difícil, porque a nadie le gustaría quedarse sin trabajo de un día para el otro”, opinó.
El jueves el presidente de la firma Pablo Yoshimitsu, acompañado por asesores contables y legales, reunió a integrantes del gremio y les adelantó que se había resuelto despedir a ocho trabajadores y un administrativo (algunos tienen entre 10 y 12 años de antigüedad). Adujeron que no podían mantener la planta de personal debido a la falta de materia prima extraída de las salinas.
Al día siguiente se inició un paro con protesta y quema de cubiertas, frente a la planta. La empresa propuso en un principio abonar el 50% del sueldo a los empleados despedidos, y el resto en nueve cuotas. Como esto se rechazó, insistieron en una nueva oferta que consistía en reducir esa cantidad de cuotas a cinco, pero también fue desechada.

Compartir