La balsa, la única solución

LA APE ACTIVO LA LINEA DE ALTA TENSION

La superficie flotante que sostiene a una línea de energía de 132 Kv., tiene 12 metros de largo por 5 metros de ancho y consta de 24 flotadores. La operación llevó dos días de trabajos y el empleo de 3 cuadrillas de personal de APE.
El viernes a la mañana, la Administración Provincial de Energía a (APE) terminó con las distintas tareas de reparación que se venían desarrollando sobre la estructura colapsada de la Línea Eléctrica 132kV entre General Pico y Realicó.
Esta estructura se encuentra emplazada en el interior de una gran laguna, a aproximadamente 600 metros de la Ruta Provincial 101, en las cercanías de la localidad de Vértiz. Como es de público conocimiento, dicha zona ha sido una de las más afectadas por el fenómeno de las inundaciones desde mediados del año pasado, y desde ese entonces ha venido sufriendo los distintos problemas que las mismas conllevan.
En ese contexto meses atrás, debido a una gran tormenta de viento y a la escasa sustentabilidad que aporta el terreno anegado, una estructura de la línea eléctrica colapsó y dejó inhabilitada la vía normal de suministro eléctrico a la localidad de Realicó y demás pueblos aledaños.
A partir de ese momento, la APE comenzó a evaluar las distintas alternativas de solución que permitieran habilitar nuevamente el normal suministro para las localidades del norte pampeano. No obstante, las condiciones del terreno donde se debería desarrollar la tarea, la evolución de las condiciones hídricas y el tipo de la estructura a instalar representaron una gran dificultad a la hora de realizar la tarea.

Alternativas.
En primera instancia, y atendiendo a los niveles iniciales de la laguna, se intentó construir un talud de avance que permitiera llegar al piquete con equipos, y también generar una superficie en la que se pudiera construir una estructura de emergencia, del estilo “pórtico”.
Pero una vez que la operación ya se encontraba muy avanzada, copiosas precipitaciones sumadas a un mayor caudal de aporte de agua proveniente de otras lagunas “aguas arriba”, hicieron que el nivel de la laguna se incrementara rápidamente, llegando hasta los 2 metros de profundidad. Como consecuencia, la mayor parte de la superficie del terreno quedó anegada. Además la escasa disponibilidad de material apto para construir nuevos terraplenes llevó a interrumpir la tarea y descartar la estrategia propuesta.

La balsa.
Razón por la cual, se decidió implementar una solución distinta y mucho más compleja. La misma consistió en diseñar y construir una superficie flotante de 12 metros de largo por 5 metros de ancho, basada en 24 flotadores, que permitiera a los operarios realizar el montaje de la estructura de emergencia sobre la superficie de la laguna y que, además, cumpliera la función estructural de sostén autoportante.
El diseño y construcción del dispositivo flotante se realizó en la Estación Transformadora General Pico y requirió de varios días de trabajo del personal de APE. Una vez finalizado, se debió implementar un operativo de traslado en conjunto con la Policía de La Pampa para poder llevarlo de forma segura hacia la zona del piquete.
Una vez que el dispositivo estuvo en la zona se iniciaron las tareas de montaje. Las condiciones adversas y las dimensiones de los elementos estructurales involucrados representaron una gran dificultad. La operación requirió de dos días consecutivos de trabajos, el empleo de 3 cuadrillas de personal de APE y la utilización de diverso equipamiento como: retroexcavadoras, tractores, botes y camiones de asistencia.