La crisis afecta a 450 trabajadores

SECTOR PRODUCTIVO PAMPEANO. ADEMAS DE LOS FRIGORIFICOS, PROBLEMAS CON LA SAL

El subsecretario de Trabajo de la Provincia, Marcelo Pedehontaá, explicó por Radio Noticias que el sector frigorífico sufre las consecuencias de variables económicas “que no se terminan de consolidarse” y aludió a los anuncios del gobierno nacional que a comienzos de 2016 “eran alentadores para esta industria que venía muy castigada, pero que no se concretaron en los hechos”.
A ello, el funcionario le sumó las contingencias climáticas, la falta de materia prima y los costos fijos que aumentaron. “Esto hace que trabajen a pérdida”, remarcó.
“No hay que ser alarmistas, el procedimiento de crisis no implica un concurso preventivo, son medidas tendientes a achicar gastos fijos y que las toma la patronal para agotar las instancias antes de tener que despedir al personal. Pero no implica que sea un principio de quiebra”.
Este procedimiento administrativa facilita que las empresas reciban el programa “Repro” (Reactivación Productiva), el que ya tienen las plantas cárnicas de Trenel y General Acha.
Pedehontaá dijo que desde su repartición “estamos en permanente comunicación, incluso los acompañamos a Buenos Aires para que les plantearan sus problemas al secretario de Trabajo, como la competencia desleal que tienen o la barrera comercial del río Colorado. No obstante, soy optimista y creo que entre todos podamos pasar la crisis”.

Problemas con la sal.
El personal de las dos plantas frigoríficas afectadas suma casi medio millar. “Son alrededor de 450 trabajadores con lo que implica esa cantidad para las comunidades como Trenel o Acha”.
-¿Qué avizora en el corto plazo?
-No soy un experto en la industria cárnica, sí puedo decir que los dueños están haciendo el esfuerzo para seguir con la actividad, pero que en esta coyuntura están trabajando a pérdida, pérdidas que son muy grandes.
-¿Es el único sector laboral en problemas?
-Tenemos dos luces de alertas: la de los frigoríficos y la de la industria de la sal, que es muy próspera en La Pampa pero que debido a la alta humedad no se puede cosechar. Estamos charlando con la patronal y los trabajadores para ver qué podemos aportar, máxime frente a los nueve despidos que se produjeron en La Adela. Hablamos de la industria de la sal que contempla a 600 trabajadores, es un nicho muy importante .
-¿Y cómo ve el momento económico del país?
-Lamentablemente, lo veo muy difícil, porque se han tomado medidas que no tiene el impacto que esperaba el gobierno nacional. Si vemos lo que pasa en otras provincias, como en La Rioja, donde está en peligro su industria textil, que ocupa a nueve mil personas, porque se importan productos desde Brasil. Una empresa dejaría cesante a 900 operarios. O lo que pasa en Entre Ríos con la importación de pollos brasileños, o en Tierra del Fuego y las noticias desalentadoras sobre su industria. Inflación con estancamiento y bajo consumo impacta fuertemente, sobre todo en Santa Rosa que es una ciudad de servicio. Hay que manejarse desde la premisa de la realidad y tengo algo de optimismo en base a la responsabilidad que exhiben gremialistas y empresarios.

Compartir