La fiscalía debe comprobar la validez del testamento

FUNCIONARIA DE ANSES QUEDO COMO BENEFICIARIA DE VECINA DE CALEUFU

La investigación comenzó en agosto cuando ingresó la denuncia de los primeros beneficiarios de Ida Violeta Cattaneo, una vecina de Caleufú que falleció en mayo y sus propiedades fueron destinadas llamativamente a una funcionaria de la Anses con la cual no había ningún vínculo familiar.
En la Fiscalía de la Segunda Circunscripción Judicial, con sede en General Pico, se tomaron varios testimonios a personas cercanas a la mujer fallecida y se solicitaron informes mediante oficio al Banco de La Pampa, el Colegio de Escribanos, Anses, el Registro de Propiedad Inmueble, y otros.
El objetivo de las primeras tramitaciones es corroborar si la sospecha por estafa o falsificación es válida como para que el caso avance hacia la imputación. O sea que por el momento hay una persona denunciada, que es la funcionaria de la Anses que se desempeñaba en Ingeniero Luiggi, pero la denunciada aún no fue llamada para presentarse ante la Justicia.
Cattaneo era una mujer que con poco menos de 80 años tenía en alquiler algunas de sus propiedades, no tenía hijos y permanecía en su casa en Caleufú porque una quebradura en la cadera le había restado movilidad durante los últimos años. Ella falleció el 15 de mayo de este año.
La denuncia fue radicada en agosto de este año, cuando los primeros herederos de Cattaneo, personas de su entorno que la acompañaron en su vida cotidiana se enteraron de una sucesión que beneficiaba con una casa, un campo y otros bienes a una mujer ajena al círculo familiar de los conocidos de Cattaneo. Situación que se generó cuando la fallecida supuestamente realizó un nuevo testamento a mediados de 2013.

Falsificación y engaño.
Una de las principales hipótesis a probar es la validez del documento porque debe contar con la firma de Cattaneo, una mujer que se encontraba lúcida y en uso de sus facultades.
Si la causa avanza y se realiza la audiencia de imputación, una de las pericias que podría llegar a solicitarse es la de comprobación caligráfica. Para determinar que las firmas en el testamento sean originales.
El documento sería de 2013, pero la situación salió a relucir recién ahora cuando debía ejecutarse el testamento.
El abogado Pablo Rodríguez Salto, que representa a los querellantes, señaló que ellos dudan acerca de la voluntad de Cattaneo al momento de firmar un documento de ese tenor, y una de las sospechas es que la mujer haya sido víctima de un engaño porque dejó sus bienes a una desconocida.
El letrado señaló que es muy cuestionable que la mujer haya viajado hasta esta ciudad a firmar el nuevo testamento porque no se movía por sus propios medios fuera de su vivienda. Además, el escribano que realizó ese trámite no tiene competencia fuera del departamento Maracó, otra circunstancia que genera aún más sospechas.
El caso recayó en la segunda Circunscripción Judicial por tratarse de la zona norte, y la denuncia ingresó durante el desempeño como fiscal general de Ana Laura Ruffini, sin embargo no fue confirmado si luego el legajo pasará a la fiscalía temática que corresponda.

Compartir