La Fiscalía pidió cuatro años de prisión para Rodríguez

ALEGATOS POR EL HOMICIDIO EN BARRIO RANQUELES

(General Pico) – La fiscal Ivana Hernández solicitó ayer a la mañana, ante el tribunal colegiado que integran los jueces Marcelo Pagano, Florentino Rubio y Carlos Pellegrino, que se condene a cuatro años de prisión a Rodolfo Higinio Rodríguez, por el homicidio de Julio Sotelo (75), cometido durante la noche del 20 de diciembre de 2015 en el sector del barrio Indios Ranqueles VII de esta ciudad.
Luego de las audiencias en las que se desarrolló el debate oral y público en los tribunales piquenses, en las que declararon cerca de treinta testigos, las partes presentaron sus pretensiones con respecto al resultado de la causa, en los alegatos de clausura que se llevaron a cabo ayer la mañana.
La fiscalía, representada por Hernández y Luciano Rebechi, que tras el debate, con los testimonios y pruebas recabadas, modificó la tesis inicial y entendió pidió la absolución por el cargo de portación de arma, tras entender que la escopeta utilizada por Rodríguez, tenía un desperfecto que le restaba peligrosidad.
En cuanto a la figura más gravosa, la de Homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego, decidió modificar la calificación tras indicar que existió una “agresión ilegítima” hacia Rodríguez y una falta de provocación de parte del imputado, conductas que se enmarcan dentro de los parámetros de la “legítima defensa”.
De esta manera la fiscal Hernández, acusó a Rodríguez del cargo de Homicidio simple y lesiones leves en ejercicio de la legítima defensa, figura por la cual pidió una condena de cuatro años de prisión.

Controversia.
La fiscal entendió que si bien el imputado actuó en “Legítima defensa”, hubo un exceso, y este fue el punto controvertido por el defensor Armando Agüero.
El letrado valoró el cambio de calificación llevado a cabo por la parte acusadora, aunque no compartió “la existencia de un exceso” por parte de Rodríguez, tras hacer referencia al contexto y las circunstancias en las que se consumó el homicidio.
Agüero también indicó que los testimonios brindados por cuatro de los agresores de Rodríguez, alcanzan para dar por acreditada la situación, y refirió que el contexto que surge de dichos relatos “es más que suficiente para que cualquiera reaccione”.
Además entendió que estaban dados todos los elementos para configurar una “legítima defensa”, y subrayó que “de ninguna manera podemos sostener que hubo un exceso” de parte del imputado.
Tras plantear sus argumentos, el defensor solicitó la absolución de Rodríguez del cargo de homicidio. Sobre el cierre de la jornada, el acusado agradeció a la Fiscalía el cambio de carátula. La sentencia se dará a conocer el próximo viernes.

Debate.
El hecho que se investigó ocurrió durante la noche del 20 de diciembre del año anterior, sobre la calle 46 bis entre 29 y 31, cuando un conflicto vecinal que venía de vieja data, tras un serio incidente que incluyó agresiones, amenazas y violación de domicilio culminó con hombre muerto de un escopetazo en el pecho.
En el inicio del debate, que a lo largo de las tres jornadas fue presenciado por alumnos de colegios secundarios piquenses, el imputado dio detalles del homicidio en su declaración, y de la difícil convivencia que tuvo durante poco más de un año con los integrantes de la familia Fernández, que viven frente a su domicilio y son nietos de Sotelo. También dijo que la víctima nunca tuvo intención de calmar a sus nietos, y que el detonante fue la amenaza que le profirió un joven de apellido Fernández, a su hija, a quien le apoyó un cuchillo en el tórax.