La intendenta obtuvo aval para comprar una retropala

WINIFREDA: LA OPOSICION VOTO EN FORMA DIVIDIDA

Con la oposición dividida, la intendenta Adriana García (PJ) logró autorización para comprar una retropala Yhonn Deere modelo 310J año 2011 a un valor de 1.330.000 pesos. Pagará la máquina vial entregando una mini cargadora New Holland nueva, que había sido adquirida por su predecesora Marta Berg (Frepam) antes de finalizar su mandato, más $780 mil en 12 cuotas iguales y mensuales de $65 mil.
La oferta de canje había sido propuesta por Angel Aníbal Becerra de Eduardo Castex. El edil Sergio Salotti (Pro-Frepam) acompañó con su voto al oficialismo al momento de tratarse el proyecto del Ejecutivo comunal, en el Concejo Deliberante.
Carmen Salamone (Pro-Frepam) manifestó su desacuerdo con que la comuna venda un bien nuevo. “No discuto para nada la importancia de la retropala, hay que adquirirla, pero considero que son dos elementos imprescindibles que cumplen funciones totalmente diferentes. La mini cargadora fue comprada para la limpieza del pueblo y la otra es más grande y serviría para tareas distintas”, apuntó.
Luego, recordó que la mini cargadora fue adquirida en diciembre pasado en 54.950 dólares, equivalentes a $530 mil y nunca se usó. Tomó la cotización actual del dólar ($14,45 en el Banco Nación Argentina) para valuar esa máquina en $794.027.
“Becerra la tomaría en $550 mil, o sea, que el municipio, en un bien nuevo, está perdiendo $244.027”, según su interpretación financiera. “No discuto la honestidad de Becerra y el municipio querrá hacer todo legalmente, pero nuestra función como concejales es constatar la documentación (de la retropala). Es un bien usado, por ende, tendríamos que estar seguros que no hay una prenda sobre él, que la persona vendedora no se encuentre inhibida y no nos han presentado ningún documento que demuestre estas cuestiones”, agregó.
Al tratarse de una operación comercial superior al millón de pesos “tendríamos que tener los tres presupuestos que exige la ley para comparar cotizaciones”, culminó su exposición.
Su correligionario Mario Corredera adhirió a su postura y dijo que averiguó por Internet que una retropala de la misma marca cuesta 128 mil dólares equivalentes a $1.849.000. Objetó, entonces, que la comuna compre un bien modelo 2011 “pagando el 72% del valor de una máquina nueva y entregando un bien que se compró hace seis meses y está sin uso, al 60% del valor del nuevo. No es justo, más allá que sostenemos que todo lo que se pueda comprar es útil para el pueblo”, según su criterio.

En disidencia.
“Disiento con ellos en algunas partes”, dijo Salotti. “La mini cargadora fue muy bien adquirida en su momento y me hubiese gustado saber por qué no se le dio uso. Sé que está cotizada un poco menos, pero también sé que si sigue estacionada en el galpón (municipal) se va a cotizar cada vez menos”, expresó.
“También veo los trabajos que está haciendo la retropala en los caminos vecinales y los reconozco”, sostuvo. Cuando asumió su cargo prometió trabajar por el pueblo, por eso, “mi voto es positivo y asumo total responsabilidad sobre mi voto”, afirmó.
Mientras los ediles debatían, la retropala estaba guardada en una dependencia municipal y días antes había sido usada en la zona urbana y rural.

Compartir