La joven mintió: se “rateó” con el novio y fingió el secuestro

MACACHIN

El supuesto secuestro de una adolescente de 15 años cuando iba al colegio, que conmocionó ayer a esta localidad, no fue tal ya que se trató de una falsa denuncia. Fuentes policiales revelaron que establecieron fehacientemente que la menor estuvo con su novio (17) durante las tres horas de la mañana, entre las 8.15 y 11.30, en que dijo estar privada de la libertad.
Según había relatado a este diario el fiscal Walter Martos, a cargo de la investigación el caso, el secuestro se había producido en horas de la mañana, en el trayecto que la joven recorre de lunes a viernes para ir de su casa al colegio, a muy pocas cuadras del establecimiento educativo.
El magistrado agregó que los captores, tres hombres mayores de edad a los que la adolescente desconocía y que operaron siempre a cara descubierta, le repitieron varias veces: “Tu mamá tiene que pagar lo que debe”. Cerca del mediodía, después de haber circulado durante más de tres horas por el pueblo, la muchacha fue liberada en uno de los accesos a la localidad. Minutos más tarde, la estudiante le relató a su madre lo ocurrido y fueron juntas a radicar una denuncia en la comisaría local.
“La adolescente está en buenas condiciones de salud. Afortunadamente no la golpearon, ni atacaron, ni abusaron de ella. Solo la privaron de su libertad y la amenazaron durante tres horas”, agregó Martos.
La principal sospecha de los investigadores estuvo puesta en una ex pareja que tuvo tiempo atrás la madre de la menor. Se trata de un hombre que actualmente reside en Río Negro y que no habría terminado la relación con la madre de la joven en buenos términos.

La realidad.
Ayer, voceros uniformados reconocieron a LA ARENA que desde el inicio de la investigación, tras la denuncia de la mamá de la jovencita, no descartaban lo que terminaron dilucidando: una travesura adolescente. “El caso está totalmente esclarecido, tanto la menor como su novio admitieron que no hubo secuestro y que en esas tres horas estuvieron juntos”, afirmó con contundencia una fuente consultada.
La información recogida ayer un vocero policial contrasta con la ofrecida en la víspera por el fiscal Marcos que daba por cierto el secuestro. El trabajo del personal de la Comisaría Departamental de Macachín y de la Brigada de Investigaciones sostenían que “era raro lo que contaba”, y que a partir de ahí lograron derribar la insistencia de ella y su novio quienes terminaron admitiendo la falsedad de la denuncia.
La fuente confió que la jovencita había dicho que fue subida a un Corsa gris, pero que en las cámaras de videovigilancia nunca apareció. En tanto el celular de la menor, que fue confiscado y está sujeto a pericias para reconstruir diálogos, tenía borrados todos los mensajes que había dicho haber enviado. Pero aseguran que la punta del ovillo la ofreció el novio de la chica, que cuando fue interrogado entró en contradicciones y terminó confesando.
“Era raro lo que la menor contaba que le había sucedido, pero se mantenía en sus dichos que engañaron hasta a la madre. Pero el novio, ante algunas contradicciones, no tuvo más remedio que decirnos la verdad, que habían estado juntos en esas tres horas”, concluyó la policía.

Compartir