“La situación está controlada”

LIQUIDOS CLOACALES: CORPICO PEDIRA A PROVINCIA LA REANUDACION DE LA OBRA DE LOS DANESES

(General Pico) – El gerente del servicio de Agua Potable y Saneamiento Urbano (Apysu) de la Corpico, Paulo Pechín, manifestó que la situación en los piletones donde se hace el tratamiento de los líquidos cloacales está controlada y que los niveles están bajando, luego que el mes anterior, la intensas lluvias dañaran al sistema. Además dijo que uno de los proyectos para la deposición final de los líquidos, está ligada con la culminación de la “Obra de los Daneses”, y que se hará un pedido formal a la Provincia para que avance en este sentido, y analice la factibilidad técnica del proyecto.
“Climáticamente se repitió un ciclo que se da cada diez o 15 años en esta zona, en cuanto a las lluvias. El 2012 fue un año de muchas precipitaciones pero más estable y no nos vimos afectados, a diferencia de este año que en los primeros cinco meses llovió casi la media anual que oscila entre los 600 y 670 milímetros. Nos ingresan todos los días 15 millones de litros de efluente cloacal, y sumado a que el clima no nos acompañó, esos caudales se incrementaron en un 50 por ciento”, dijo Pechín.
“Para mayo estábamos con los cuencos receptores colmados, que son lagunas de gran extensión que reciben los líquidos tratados. El año pasado a través de los subsidios que nos dio la Provincia, se concretó una obra que fue destinada al tratamiento del líquido, y este año el desequilibrio nos lo generan las precipitaciones, porque fueron muy concentradas en los primeros meses”, explicó.
“Veníamos manteniendo el sistema estable pero al límite de la capacidad, y el mes pasado, en el que llovieron 400 milímetros, fue el fusible. Nosotros empezamos a tener roturas en algunos de los terraplenes de contención de las lagunas de deposición final”, agregó.

Obras paliativas.
Sobre las roturas que provocaron las lluvias registradas en octubre, el gerente de Apysu refirió que se llevaron a cabo distintas reparaciones, y explicó que esta situación debe ser el “disparador” para pedir a la provincia, la intervención necesaria para llevar a cabo la obra de deposición final de los efluentes.
“Empezamos a tener roturas en los terraplenes de contención y a tener desbordes hacia los campos vecinos. No se han hecho obras de solución definitiva pero si paliativos para ir corriendo detrás de la emergencia”, indicó.
“La Corpico tuvo que hacer varias inversiones, hace tres meses construimos un cuenco receptor más, en el que tuvimos un gasto de casi un millón de pesos que afrontó la cooperativa”, señaló.
“El municipio nos aportó la carga y la provisión de escombros que nos sirvió para darle estabilidad a los terraplenes, construimos una pileta de más de 20 hectáreas, que no pudimos terminarla a tiempo, ya que octubre fue el fusible. Hoy tenemos la situación relativamente controlada, los niveles están bajando, y se están reparando aquellos daños provocados a los predios de los productores vecinos”, sostuvo.

Deposición final.
Pechín refirió que esta situación “va a ser el disparador para que vayamos a pedir al gobierno ayuda y la intervención necesaria porque estas obras que hacen falta realizar para la deposición definitiva de las excedentes tratados, son obras que debe estudiar y afrontar la Provincia”.
Además indicó que se manejan “distintas alternativas” desde hace 15 años para llevar a cabo la obra de deposición final de los líquidos cloacales (ver recuadro), y que las mismas, que requerirán inversiones millonarias, implicarán la expropiación de tierras y atravesar una vía ferroviaria con una tubería o canal.
“Son alternativas que se evaluaron y estamos reflotando, pero es la provincia la que tiene que tomar las riendas e incluirlas en su presupuesto como seguramente lo va a hacer con la situación que ocurrió en las localidades del norte pampeano”, sostuvo.

Alternativas para deposición final
Pechín se refirió a la existencia de dos alternativas para concretar la obra de deposición final de los líquidos, y que una de ellas sería derivar los efluentes a la Obra de los Daneses, a través de una red primaria de canales.
“Cuando se habla de proyectos definitivos se habla de dos alternativas. Una es derivar los excedentes de los líquidos cloacales tratados al Bajo La Consecuencia que es un bajo natural que recibe el aporte superficial de todas las corrientes que van de noroeste-sudeste y está a 28 kilómetros de la planta de tratamiento, para lo cual ya tenemos 7 kilómetros entubados. Esta puede llegar a ser una de las soluciones definitivas pero en el camino implica expropiación, inversión en tuberías y factibilidades políticas.
La otra alternativa, quizá más viable, es enviar los líquidos a la obra de los daneses, de la que se hizo la primera etapa, que fue la construcción de todos los diques y que llega a la altura de Quemú”, indicó.
“Es una obra que podría recibir todos los efluentes pluviales de toda la región y mucho más también, pero no se completó la red primaria y secundaria de canales que derivarían los líquidos desde el casco urbano hasta el lugar de deposición final”, señaló.
“Tras las inversiones que se han hecho, tenemos un líquido que es asimilable al pluvial y que en la proporción que podemos aportar para esa cuenca sería inofensivo. Vamos a pedir para que se reactive esa obra, no sólo para el beneficio de todas las localidades vecinas sino por la de Pico y para poder engancharnos en una de las redes primarias de canalización que tal vez pase cerca de nuestro sistema y lo resolvamos con una obra muy chica”.

Compartir