La UR III negó apremios

DENUNCIA A POLICIAS DE GUATRACHE

La Unidad Regional III con asiento en esta ciudad emitió un comunicado, por medio del cual niega que personal de la Comisaría de Guatraché hayan cometido apremios ilegales en perjuicio de cuatro albañiles de Mendoza.
Desde la fuerza se indicó que los hechos relatados por los denunciantes no se ajustan a la realidad, debido a que la detención se produjo en el marco de lo previsto por el artículo 245 del Código de Procedimiento Penal (CPP) de la provincia y con la debida comunicación al fiscal de turno.
Asimismo se informa que la detención se efectuó en relación a la investigación de ilícitos producidos en la Colonia Menonita, siguiéndose los pasos legales pertinentes. Entre ellos, prosigue el comunicado, “la correspondiente revisión médica que no observó lesión alguna en los mismos”.
Por otra parte, se manifestó que “los involucrados poseen frondosos antecedentes judiciales, habiendo cumplido ellos condenas en la provincia de origen. Se destaca que esta información fue adelantada al fiscal que dirige la investigación”, concluye el parte oficial.

Denuncia.
Tres albañiles formularon una denuncia penal contra personal policial de la Comisaría de Guatraché, por supuestos apremios ilegales registrados entre el domingo y el lunes. La presentación fue realizada ante la fiscalía de esta ciudad e interviene el fiscal Juan Bautista Méndez.
Los denunciantes, mayores de edad y oriundos de Mendoza, coincidieron en señalar que sufrieron diferentes tipos de maltratos, físicos y psicológicos de parte de los uniformados de esa sede policial.
Una vez que radicadas las denuncias en la Fiscalía, se dispuso que fueran examinados por la médica forense Marlene Arratea Sánchez, a los fines de constatar las lesiones que presentaban. Así fue que se confirmó que tenían lesiones de carácter leves. Mientras tanto el Ministerio Público ya inició una investigación para determinar lo que realmente sucedió.
Los mendocinos dijeron que recibieron amenazas para que se hicieran cargo de los hechos registrados en la Colonia Menonita. Además, fueron alojados en dos calabozos, en los cuales recibieron golpes de puño y patadas en diferentes partes del cuerpo.
Asimismo relataron que fueron desnudados, obligados a cometer actos sexuales entre dos de los demorados, pero como se negaron siguieron recibiendo golpes y los hicieron bañar con agua fría. También los tuvieron sin comer y antes de ser liberados los hicieron limpiar los calabozos. Finalmente, cuando estaban por retirarse de la dependencia policial, les dijeron que tomaran el primer micro con destino a Mendoza porque sino los iban a llevar de nuevo.