La Afip investiga a 1.500 productores de La Pampa

Desde el 1° de marzo rige un nuevo régimen de la Administración Federal de Ingresos Públicos denominada Resolución N° 2371, que pone bajo la lupa a operaciones de compraventa de inmuebles rurales y urbanos que declararon tener más de 5 propiedades o una renta neta mensual mayor a $ 8 mil.
Juan José Reyes *
La investigación de la AFIP-DGI, además, se realizaría además por el bajo monto que se recauda en La Pampa por la gabela a los Bienes Personales (apenas $18 millones). De los 18.000 casos detectados en todo el país, con presuntas irregularidades en la confección de las declaraciones juradas de aquel impuesto, habría unos 1.500 que corresponden a contribuyentes productores agropecuarios pampeanos.
En medio de la puja entre el campo y el Gobierno por el complejo tema de las retenciones móviles, se dio a conocer un informe sobre la instrumentación de una investigación que efectúa la AFIP.
El incremento del precio de los comodities granarios, el ingente consumo de oleaginosas y el aumento sostenido de los mismos, fundamentalmente en el eje soja-maíz-girasol-maní, no se vió reflejado -según el organismo fiscal- en las declaraciones juradas de la propiedad de inmuebles rurales. Con el objetivo de recaudar más y de darle mayor transparencia al mercado inmobiliario rural, se está reforzando la recaudación del gravamen sobre los Bienes Personales (conocido como el impuesto a la riqueza), y la imposición a la transferencia de inmuebles.
Según el tributarista Ricardo J. Fustert en declaraciones al mensuario “Nuevo ABC Rural”, los agentes de información que incurran en el incumplimiento total o parcial del deber de informar, serán pasibles de las sanciones previstas en la Ley N° 11.683 de 5 mil pesos por cada irregularidad detectada. Esta suma se duplica cuando la irregularidad fuere constatada en sociedades, empresas, fideicomisos, asociaciones o entidades de cualquier clase constituidas en el país, o de establecimientos organizados en forma de empresas estables de cualquier naturales u objeto, pertenecientes a personas de existencia física o dial domiciliadas aquí o constituidas o radicadas en el exterior.

Por tierra y por aire.
Desde que se instituyó el impuesto a los Bienes Personales en el país, su recaudación fue muy baja en nuestro territorio, cuestión ésta que al ser un tributo coparticipado afecta los ingresos fiscales de la provincia. El año pasado en La Pampa se recaudaron sólo 17.944.032 pesos por el impuesto a la riqueza, de los cuales la Agencia Santa Rosa de la AFIP recaudó 8.199.692 pesos, y la Agencia General Pico 9.744.340 pesos, es decir apenas el 2,56% de un total de recaudación total para el año pasado que fue de 488.428.063 pesos para toda la provincia.
Con solo ver las cifras es posible apreciar que la mayor riqueza en propiedades rurales está en el norte pampeano, con lo cual se infiere también que la mayoría de las irregularidades investigadas por el mayor organismo fiscal del país pertenecen a los departamentos Maracó, Chapaleufú, Quemu Quemu y Trenel.
La AFIP, para su investigación, no sólo podrá conminar al contribuyente a explicar su declaración jurada (DDJJ), sino además visitar la propiedad agropecuaria, más allá de que en la actualidad, con los elementos que surgen de las fotografías y videos satelitales, la investigación es mucho más simple.
Ya desde el año pasado la DGI en la Pampa avanzó empadronando a quienes tenían altos ingresos provenientes de la renta inmobiliaria, teniendo de esta manera un panorama más claro de su capacidad contributiva.

Irregularidades y el COTI.
A partir de aquella Resolución de la AFIP quedan obligados a obtener el Código de Transferencia de Inmuebles (COTI) todos los productores de existencia visible y sociedades, asociaciones y entidades a las que el derecho privado reconoce la calidad de sujetos de derecho.
El objeto de la obtención del COTI tiene carácter previo a la ocurrencia de alguno de los siguientes actos, el primero que suceda: negociación, oferta o transferencia de un bien inmueble rural cuando la base imponible fijada en cualquiera de los casos aludidos a los efectos del pago de impuestos inmobiliarios rurales o tributos similares; el valor fiscal resulte igual o superior a los 300 mil pesos. Para el caso de los condominios rurales, el COTI podrá ser solicitado por cualquiera de los condóminos indistintamente. Para su obtención se deberá identificar el bien inmueble o derechos sobre bienes inmuebles a construir, cualquiera sea su forma de instrumentación a negociar, ofertar o transferir. Los rubros son casa, departamento, departamento con cochera, cochera, local lote de terreno, country, quintas etc., mejoras de construcción, rurales con vivienda, rurales sin vivienda y otros bienes inmuebles.
Las noticias periodísticas han dado cuenta que se habrían detectado en el país más de 18 mil propiedades rurales con irregularidades en las declaraciones juradas de aquellos contribuyentes que acusaron tener más de cinco propiedades o más de 8 mil pesos de renta mensual.
A los efectos de verificar la razonabilidad de los montos informados por los responsables para la obtención del COTI y del Certificado de bienes inmuebles, la AFIP podrá solicitar a los contribuyentes que justifiquen los montos informados, cuando se detecten inconsistencias.
Como se puede apreciar, La Pampa no es una isla ni mucho menos, lo que pasa a nivel país con la evasión y la subvaluación de los inmuebles urbanos y rurales también ocurre aquí. Serían cerca de 1.500 las DDJJ investigadas por el organismo fiscal. De corroborarse las inconsistencias, la AFIP está facultada para impugnar dichos precios y fijar de oficio un precio razonable de mercado. En función de aquellos resultados, el órgano de contralor fiscal abrió la “caja negra” que contiene todo los datos de los contribuyentes e identificó los rubros críticos que componen las DDJJ de Ganancias y Bienes Personales para así llegar a resultados elocuentes. Propiedades, plazos fijos, tenencias accionarias, consumos con tarjeta de crédito y autos usados desde ahora comienzan a estar en la mira. Bien vale aclarar que no sólo para los productores, aquello alcanza a todos los contribuyentes.

* Economista.