La Cámara Civil ratificó fallo por la demanda iniciada por familiares de Hugo Peinetti

(Eduardo Castex) – La Cámara de Apelaciones en lo Civil Comercial de Santa Rosa ratificó “en todos sus términos” el fallo de primera instancia en la demanda impulsada por una familia castense contra la empresa Dumas Cat SRL y la aseguradora Protección Mutual de Seguros del Transporte Público, por la muerte del licenciado Hugo Peinetti en el trágico vuelco de un colectivo ocurrido en cercanías de Winifreda en 2004.
“La Justicia le dio la razón a la viuda e hija y los padres de Hugo Peinetti, y si bien la empresa podría apelar al Superior Tribunal de Justicia, tengo entendió que ya no lo harán, y así concluirá un proceso judicial que ya lleva casi 10 años”, dijo ayer la abogada castense Paula Kohan a esta corresponsalía.
El trágico accidente del colectivo de la Dumas Cat se produjo en julio de 2004. Allí fallecieron tres personas, entre las cuales se encontraba el castense Hugo Peinetti, quien era profesor de la UNLPam y funcionario de la municipalidad local. El vuelco en la ruta nacional 35, en cercanías de Winifreda, arrojó una veintena de lesionados, mayoritariamente de esta localidad.
La demanda civil por “daños y perjuicios” contra la Dumas Cat fue iniciada por la viuda Susana Slednew y sus cuatro hijas, y los padres del fallecido Peinetti -Ermendo Peinetti y María Luisa Raffo-. Estos últimos inicialmente demandaron a la empresa transportista por 222 mil pesos, mientras que la viuda Susana Slednew y las cuatro hijas presentaron una solicitud de resarcimiento por un millón de pesos.

Fallos y resarcimiento.
El fallo de primera instancia fue apelado por el abogado de las empresas, el piquense Gustavo Massara. Ahora, la Cámara en lo Civil Comercial ratificó “en todos sus alcances” el fallo de la jueza Susana Fernández. La sentencia del juez Jorge Cañón y la jueza subrogante Norma Alicia García fue emitida recientemente, y las empresas tendrían un lapso inferior a los cinco días hábiles para presentar una apelación, aunque la decisión sería dar por cerrada esta instancia civil y hacer frente a la demanda.
“En el comienzo hubo dos juicios porque cada parte tenía pretensiones distintas. La esposa e hijas tiene una legitimización y los padres tienen otra, y la jueza de primera instancia como tenían características similares las resoluciones, unificó las sentencias de los dos casos y emitió un solo fallo de primera instancia y la Cámara analizó y confirmó la sentencia y la ratificó en todos los términos”, explicó Kohan.
“La presentación inicial era por poco más de un millón de pesos, y se hizo lugar a una muy cercana a ese monto. Pero, ahora tendrá un 125 por ciento de interés porque la aseguradora se encargó de pasar por todas las instancias judiciales porque ya se cumplen 10 años del inicio del expediente, y los intereses suman una cifra millonaria”, dijo Kohan.

“Una Justicia pampeana a pulmón”
La demanda civil por la muerte del licenciado Hugo Peinetti lleva una casi una década transitando los estrados judiciales pampeanos, y los familiares serán resarcidos económicamente si las empresas demandadas no apelan ante el Superior Tribunal de Justicia de La Pampa. Existiría una postura de dar por cerrado el proceso judicial.
“El tiempo transcurrido es porque la Justicia pampeana hace a pulmón lo que puede, debido a que faltan designaciones firmes de jueces de Cámara y de primera instancia. Los jueces hacen lo que está a su alcance y lo mejor que pueden, pero no puede haber seis juzgados civiles para toda la ciudad de Santa Rosa, Eduardo Castex y localidades aledañas, no puede haber una Cámara Civil, son sólo dos salas”, se quejó Kohan. “Lo que existe es muy poco y cada vez están más judicializados los temas”, agregó.
La entrevistada admitió que las dilataciones también se producen porque “las aseguradoras apuestan al juego económico del paso del tiempo, porque el dinero en Argentina con el correr de los años vale menos”.
Explicó que esta demanda tuvo una demora de aproximadamente tres años, porque primero tuvo que finalizar el proceso penal, donde fue condenado con prisión efectiva el chofer castense Fabián Sorba. La familia Peinetti en la parte penal no participó.