La familia de Mercedes Llopis acusa a Ferreyra

(General Pico/Agencia)
Stella Maris Llopis, hermana de Mercedes, adjudicó a Eduardo Ferreyra, investigado por lesiones y ejercicio ilegal de la medicina, toda la responsabilidad en la muerte de su hermana. La fiscal Ruffini reclamó a la Justicia de Córdoba el estudio de autopsia que aún no le remitieron.
La fiscal Ana Laura Ruffini aún no recibió el resultado de la autopsia practicada en los restos de Mercedes Llopis, la piquense fallecida en Córdoba luego de ser intervenida por el presunto falso médico Eduardo Ferreyra. Ruffini solicitó el estudio a la Justicia de Córdoba, en virtud de establecer si le cabe a Ferreyra alguna responsabilidad en las causas del deceso de Llopis.
A todo esto, la familia de Mercedes Llopis difundió una sentida carta en la que refleja el dolor que embarga a familiares y amigos con la infausta noticia.
Stella Maris Llopis, hermana de Mercedes, firma la misiva en la que recuerda que “Mercedes desde el 12 de agosto de 2013 se encontraba internada, después fue derivada a Córdoba, pero nunca pudo mejorarse, ya que las secuelas producidas por este señor eran irreversibles”, afirmó.
En otro pasaje de la nota Stella Maris Llopis refiere una situación que pone de manifiesto el duro trance familiar. “Estos seis meses fueron de angustia, llanto y dolor, para ella y todos nosotros, ya que no se producían signos de recuperación” aseguró.
La hermana de Mercedes compartió un sentimiento que hoy embarga a toda su familia “para nosotros no están haciendo nada (por la Justicia). Él goza de su libertad, tomando mate en la vereda mientras mi hermana ya no está. Él siempre hizo su vida mientras ella estaba imposibilitada de caminar y de escuchar” dice Stella Maris.
Llopis acudió al domicilio de Ferreyra, en calle 27, el día en que el falso médico intervino a Mercedes. Lo hizo luego de recibir un llamado que la alertó por la situación de su hermana. Al llegar al lugar, donde Ferreyra tenía montado su “consultorio”, se encontró con una amiga de su hermana, que huyó raudamente de la vivienda cuando Mercedes se descompensó. Stella Maris fue quien convocó al servicio de emergencias cuando vio el estado en que se encontraba su hermana.

Hecho.
Stella Maris fue testigo de la estancia de su hermana en la casa de Ferreyra, por esa razón acusó “no entiendo como nadie nombra a la mujer de Ferreyra. Ella estaba todo el tiempo a su lado, no puedo decir que sea su asistente, pero nadie me va a convencer que ella no sabía lo que Ferreyra hacía en esa casa”, dijo.
Pidió que “la justicia nos tiene que demostrar que Eduardo Ferreyra es culpable de esto tan horrible, debe pagar todo el mal causado, este individuo arrebató de mi vida a ese ser maravilloso y especial, que fue hermana y mamá mía” expresó.
En agosto de 2013 Mercedes Llopis se descompensó en el domicilio de Eduardo Ferreyra, mientras el falso médico la sometía a una intervención. Desde el día doce permaneció internada en un establecimiento del medio, hasta que se resolvió su traslado a Córdoba, para una mejor atención. En esa provincia reside una de sus hijas, quien se comprometió a cuidar de su madre.
Llopis estuvo internada en un geriátrico de Rio Tercero, en Córdoba, donde realizó una recuperación asistida por médicos y kinesiólogos. En ese lugar iba a ser entrevistada por la fiscal Ruffini, quien investiga las lesiones graves que le ocasionó Ferreyra.
Ruffini tenía previsto realizar en Córdoba una “audiencia de prueba jurisdiccional”, un recurso para recibir testimonios que luego se incorporan al expediente sin necesidad que el testigo concurra a la sede de la fiscalía para formularlos. La muerte de Llopis truncó la idea.

A Eduardo Ferreyra se lo investiga por lesiones graves y ejercicio ilegal de la medicina. El abogado Armando Agüero ejerce la defensa del imputado.